Kiro, el pibe del San Jorge que sueña con la clasificación a la FMS

En una rima improvisada nace la historia de Axel, el joven del barrio San Jorge que sueña con dedicarse al Freestyle de manera profesional. Objetivos, miedos y un mensaje para los más pibes, que al igual que él, sueñan con ser artistas toda su vida.

Áxel Quiroga tiene 21 años, vive en el barrio San Jorge de Luján, y en el ambiente del Freestyle es más conocido como «Kiro». Hace varios años que la viene peleando por cumplir su sueño de vivir del arte y a base de mucho esfuerzo ese sueño cada vez es más cercano.

Su interés por el freestyle comenzó en 2015, cuando vio una batalla de Red Bull entre Dtoke y Sheka, por la final Nacional Argentina y desde ese momento quedó sorprendido. Junto a la influencia musical de su hermano que escuchaba Eminem fueron las marcas que lo llevaron al rap.

En diálogo con Ladran Sancho, Kiro comentó acerca de sus inicios y recordó que «yo jodía mucho con mis amigos, empecé a rapear, a decir dos o tres rimas con mi apellido y me creía guau. Era todo más un chiste. Un día fui a ver una competencia en la Plaza Colón, me sorprendió lo que hacían y de ahí me empecé a unir».

Sobre el género Kiro remarcó que «el freestyle está encaminado, este es el principio de una gran movida. Ahora está más aceptado, antes la gente veía a un circulito de dos o tres raperos y seguía su camino, ahora se queda escuchando».

En el 2020 peleó el ascenso a la FMS Argentina, uno de los torneos de Freestyle más importantes a nivel país, midiéndose con oponentes que hoy tienen un gran presente. El Lujanense se codea con raperos como Mecha, Nacho, Klan, Roma, Sony: «Muchos me dijeron que por qué no lo intentaba. Siempre me tiraron ese aval y hoy estamos haciendo lo posible para rescatar los mayores puntos posibles para pelear el ascenso. Yo nunca me conformo, el freestyle me hizo tener más hambre del que tenía y tratar de llenarme de conocimiento», aseguró.

Foto de archivo: Luján Derground en el Centro Cultural José Artigas.

Kiro sigue siendo ese pibe de barrio que disfruta del rapeo: «Yo nunca me la creí, ni me la voy a creer. Lo que logre Kiro, no va a cambiar a Áxel. Áxel es ese pibe que cruzás en el barrio cuando vas a comprar».

Sobre lo que se viene Kiro dice que prefiere que lo reconozcan «por ser Áxel, el gede del fondo del salón, ese al que el profesor siempre subestimó, que la gente a veces se le reía porque rapeaba. Para que vean que el rarito tenía razón, que era el que más conocimientos tenía, el que siempre siguió sus sueños sin importar lo que dijeras y el que va a seguir persiguiéndolos hasta que se cumplan».

Luego de los cientos de kilómetros recorridos compitiendo en diferentes provincias quiere ir por más. Hace un año que decidió meterse de lleno en la movida. Un camino imposible sin ayuda: «Mi vieja siempre estuvo, pero hoy lamentablemente vive en Corrientes y hace dos años no la veo, pero siempre está con los mensajitos. La que siempre está ahí es Fátima, mi pareja, que es el pilar número uno. Después está Nico, mis amigos, gente que siempre me apoyó y que estuvo en los momentos que más lo necesité y nunca me abandonó. Sin esa gente, yo no hubiese salido adelante nunca».

A la hora de subirse a la tarima, los miedos, las angustias, los dolores, se transforman en arte: «Sufro de ansiedad y eso en las competencias me lleva a los nervios. Yo peleo mucho con los demonios que tengo dentro de mi cabeza, con mis problemas personales y me desquito rapeando. El que recibe todo ese odio y furia mía, de problemas, de la saturación mental que manejo los días de semana es mi oponente y le queda claro lo que es Kiro, lo que genera Kiro, lo que trasmite. Al final de la batalla, termina recibiendo el abrazo y el cariño de Axel».

Kiro, ese gran rapero que se sube al escenario y transmite esa energía contagiosa, deja entrever la personalidad de Axel. En los diferentes eventos a los que asiste, siempre hay algún pibe o piba que recién tira sus primeras improvisaciones y que tiene los mismos sueños que Kiro. Es por eso que se acuerda de sus comienzos y les dejó su mensaje, cargado de buenas vibras:

«A los más pibes les digo que se autosuperen, que no se comparen y que se retroalimenten de todo, que escuchen, que aprendan y que no se ahoguen en un vaso de agua si tienen días malos. Hagan oídos sordos y sigan adelante. Mi mamá me enseño que en muchos lugares te quieren ver bien pero no mejor que ellos, pero también me enseñó que el que habla menos es el que más bocas cierra. Siempre hay que ir para adelante y no hay que conformarse ni quedarse en su zona de confort».

Lo más leído en Ladran Sancho

Arrancó la semana del libro

A nivel local realizarán una serie de actividades con la participación de escritores y escritoras lujanenses, que rendirán homenaje a tres reconocidos autores y autoras de Argentina. 

Más noticias en Ladran Sancho

Ley Micaela en el Municipio: arrancaron las capacitaciones presenciales

Está destinada a trabajadoras y trabajadores, así como a funcionarios y funcionarias de la gestión. Ladran Sancho conversó con participantes del taller para conocer las primeras apreciaciones y cómo puede traducirse esta perspectiva en el trabajo cotidiano. 

¡Clubes a la obra! Los proyectos de las entidades deportivas que accedieron a al programa nacional

Diferentes instituciones deportivas de la ciudad accedieron a un subsidio para realizar mejoras y construcciones en sus predios. Son montos cercanos a los 600 mil pesos, que servirán para la compra de materiales y pagar la mano de obra.

¿Cómo denunciar el incumplimiento de los Precios Congelados?

El Gobierno decidió retrotraer los precios de productos al 1 de octubre. La Defensoría del Pueblo bonaerense relevará el cumplimiento del congelamiento de los precios y habilitó canales de denuncias por incumplimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.