El kicimóvil pasó por Luján. Crónica de la visita del ex ministro de economía y candidato a la gobernación y los pedidos de Boto: Río Luján, Hospital Municipal, Tarifas y Basural.

El Parque Ameghino fue el lugar elegido por los dirigentes peronistas locales para recibir al canditato del Frente de Todos en la provincia, Axel Kicillof, en un encuentro con los y las vecinas de Luján.

Remeras y prendedores de Cristina y Néstor, junto al ya clásico «vamos a volver» acompañaron la arboleada en la escenografía montada para la llegada de kicilove, como lo apodaron les grupies, que tampoco faltaron a la cita.

El ya célebre Clio, que algún candidato oficialista local quiso emular, es uno de los símbolos de austeridad en la recorrida por toda la provincia. El ex ministro de economía despertó el entusiasmo de vecinos y vecinas que se acercaron al Parque Ameghino y compartieron el calor de la tarde entre dirigentes, candidatos, concejales y funcionarios de partidos vecinos.

En un escenario sencillo pero que bastaba para que la muchedumbre pudiera distinguir a los oradores, Boto y Kiciloff charlaron con la gente. Ambos de camisa celeste y en tono relajado, entre selfies y chistes, pero con una línea clara anclada en la próxima gestión, de la que esperan ser protagonistas.

Leo Boto fue el anfitrión y no demoró en pegar el mangazo al «próximo gobernador de Buenos Aires» sobre cuatro puntos claves para articular una posible gestión peronista entre municipio y provincia: río Luján, Hospital Municipal, tarifas y basural.

«Tenemos enormes desafíos, como el río Luján, que sistemáticamente se inunda, y necesitamos, de una vez por todas, que la provincia de Buenos Aires termine el proceso de saneamiento que se paró completamente en estos últimos cuatro años y no se avanzó con una sola obra», tiró de arranque el candidato local.

Con las tarifas, Boto le remarcó a Kicillof que «necesitamos en el marco del nuevo encuadramiento tarifario que se realice en la República Argentina que Luján no sea discriminado. Hasta Rodríguez hay un esquema tarifario con un alto nivel de subsidio y de Rodríguez para acá ese subsidio baja».

El tercer tema que tocó el candidato a intendente del Frente de Todos se llevó un aplauso instantáneo: el Hospital Nuestra Señora de Luján. «Estoy seguro que a partir del 10 de diciembre, junto a Axel, vamos a poder avanzar en obras demoradas y en un esquema de saneamiento y sustentabilidad para que todos los vecinos y vecinas de Luján podamos acceder a un sistema de salud que nos merecemos» dijo.

Por último, y antes de dejar la palabra, se refirió al basural de Luján: «De la mano de Axel, de Alberto y de Cristina vamos a poder terminar con el basural a cielo abierto más grande de la Provincia de Buenos Aires».

El turno de Kicilove

Con el clásico y remanido «vamos a volver» sonando de fondo Kiciloff arrancó por donde más sabe. Los números. El ex ministro de Economía remarcó las diferencias entre las campañas de los frentes políticos » De Todos» y «Juntos por el Cambio».

«Esta es una campaña muy desigual. Pero nosotros la hemos hecho como se ve acá, reuniéndonos con los que pensamos igual pero también con aquellos que piensan diferente. Nos reunimos en las plazas, en los pueblos, y es tan poco convencional que nos damos el lujo de hacer un acto a las tres de la tarde y que se llene» sentenció.

De lleno en la campaña, Kicillof criticó al oficialismo y expresó «estamos viviendo meses y años muy extraños. Nos va a llevar tiempo comprender lo que pasó en la Argentina de fondo, cómo lo hicieron, quiénes lo hicieron y a quienes representan Macri, Vidal y las caras visibles de este fenómeno».

Con analogías al fútbol, el ex ministro señaló que «se está jugando un partido realmente histórico. Me parece que hace falta comprenderlo bien. Lo que se está jugando el 27 de octubre es muy significativo».

Al tiempo que aseguró «estamos ante un gobierno que de tanto blindarse, de tanto cubrirse en falsedades, parece haberse creído sus propias mentiras, así perdió la elección y hoy vemos la actitud infame de tapar a Macri y a Vidal de los carteles. Como si no fueran los candidatos, los intendentes del partido encabezado por Mauricio Macri y llevado adelante por Vidal». En una frase que le queda muy bien al candidato cambiemita lujanense que cambio hasta el nombre del frente «Juntos por el Cambio» por «Avancemos Luján».

Volvió a cargar contra el oficialismo por intentar de responsabilizar al frente opositor y a las elecciones por la crisis económica. «Si el pueblo votó así es porque sabe que los responsables exclusivos y fundamentales de la desgracia que hay que en el país no es la oposición, no es el anterior gobierno, no es la economía mundial, no son los argentinos, los responsables se llaman Mauricio Macri y María Eugenia Vidal».

Para concluir y mirando directo al 27 de octubre, Kicillof señaló «en Luján tenemos una muestra, una suerte de globo de ensayo lo que ha sido la política de Cambiemos. Ocho años y no hay nada para festejar, no hay revolución de la alegría. Lo que sí hay son fábricas cerradas, escuelas en mal estado, problemas en la salud y sueldos en caída. No falta mucho, falta casi nada, la elección del 11 de agosto fue una señal y un mensaje, pero la elección que se elige presidente, gobernador e intendente es el 27. Tenemos que seguir trabajando para ganar la Nación, la Provincia, y que acá en Luján gane el amigo Leo Boto».

Fotos: Victoria Nordenstahl

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí