Foto: Victoria Nordenstahl

Ediles de la bancada opositora presentaron un proyecto de comunicación para pedir información sobre el rol de Gustavo Córdoba dentro de la comuna y el cese de las actividades de influencia del arquitecto.

Gustavo Córdoba, ocupa un cargo jerárquico en la Cooperativa Eléctrica, fue el hombre elegido y anunciado por Leonardo Boto como parte de la gestión pero se bajó antes de asumir por evaluar, junto con consejeros de la CESPLL, la incompatibilidad de funciones similares en ambos lados del mostrador: el Estado y la empresa de servicios públicos. El frustrado secretario de Servicios Públicos, Obras e Infraestructura volvió al centro de la escena política.

Con apariciones en gacetillas municipales y en medio del conflicto paritario se despertó la duda. Durante la movilización al palacio municipal los gremios sostuvieron a viva voz que el Departamento Ejecutivo no negociaba durante las reuniones y que «un tal Córdoba» es el único que habla representando al gobierno municipal.

Ediles de la oposición se encontraban presentes y pararon la oreja. Rápidos de escritura enviaron un proyecto de comunicación a la presidencia del Concejo Deliberante con el objetivo de saber «en qué carácter desde el 11 de diciembre de 2019 el Arq. Gustavo Córdoba ha asistido a dependencias municipales, supervisado tareas del personal comunal, impartido instrucciones a trabajadores del Municipio, participado de reuniones del intendente Leonardo Boto con funcionarios nacionales e intervenido en la relación del gobierno local con los sindicatos que representan a los trabajadores de la Comuna».

Al mismo tiempo, lo presentado por el Interbloque de Juntos por el Cambio requiere que «en forma inmediata haga cesar cualquier intervención o  ejercicio de influencia del Arq. Gustavo Córdoba en decisiones o acciones de la Municipalidad de Luján, debido a su condición de personal jerárquico de la Cooperativa Eléctrica y de Servicios Públicos Lujanense Ltda., y a la notoria incompatibilidad de intereses entre ambas condiciones».

Fernando Casset, presidente del interbloque opositor, explicó que «hay un conflicto de intereses. La cooperativa eléctrica participa de licitaciones y es la secretaria de Obras Públicas quién arma las licitaciones, el órgano de control también es la secretaría en muchas obras de la cooperativa».

En el texto, los cambiemitas remarcan la presencia de Córdoba en el Taller N° 1, y que incluso con frecuencia supervisa trabajos públicos e imparte instrucciones al personal de la Comuna.

Desde la oposición tienen entendido, aunque sin tanta certeza, que el hermano de Gustavo Córdoba, quién también trabaja en la Cooperativa Eléctrica, da indicaciones a las cuadrillas de servicio sanitario sobre que tareas hacer.

El proyecto de comunicación sostiene que «la situación de incompatibilidad de intereses no cesa por el hecho de que el citado profesional no ocupe un cargo en la estructura municipal, ni porque no perciba una renta por parte de la Municipalidad, ni porque no tenga designación alguna de ninguna naturaleza».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí