El desgaste de Luciani y la interna del peronismo local lo animan a pensar en suceder a Luciani. El ex diputado y referente del GEN está armando equipo, tanteando el humor social pero todavía no suelta definiciones.

Todo tiempo pasado, sin dudas, fue anterior. Juan Carlos Juárez inició su carrera política a muy temprana edad y tuvo en el radicalismo su escuela formativa, aunque no es fácil encorsetarlo. Contribuyó a que Luciani fuera intendente pero para 2019 piensa en disputarle el mando del municipio.

El muchacho de barrio que supo ganar lugares importantes en el Estado durante distintos gobiernos supo mantener distancia de los procesos en los que participó, incluida la alianza que llevó a Luciani a la intendencia en 2011 y las negociaciones de 2015 que se frustraron en el armado de Cambiemos.

Tras su mandato como diputado por el GEN, en 2016 logró un puesto en provincia como Director del Instituto de Previsión Social. Pero la denuncia por los aportes truchos de Cambiemos que realizó Margarita Stolbiezer tuvo como coletazo el pedido de renuncia inmediata a Juárez por parte de Vidal.

El legislador mandato cumplido pasó los últimos años trabajando fuerte y arriba, pero no se desligó de la vida política de Luján y de cara al 2019 el desgaste de Luciani y la interna peronista lo animan a pensar en una candidatura a intendente para las próximas ejecutivas.

“A pesar de que estamos lejos de las elecciones es una responsabilidad tomarnos el tiempo de pensar” dijo Juárez en el local del GEN.

El referente del GEN viene armando equipo, sumando gente, tanteando el humor social en la calle y recientemente comenzó un taller con la consultora Daniela Aruj para hacerse de herramientas de comunicación, imagen y coaching.

Desde su local de la calle Las Heras, recibió a la consultora y Ladran Sancho pasó a ver de que va la cosa. Juárez explicó que “Lo que estamos construyendo en Luján requiere que reflexionemos sobre todas las herramientas que tenemos para hacer una campaña basada en propuestas y pensando en resolver los problemas de la ciudad”.

Aruj es asesora de empresarios, políticos y sindicalistas en todos el país. Dice ser amiga personal de Juárez y piensa que para él “no hay recetas, no hay una pastillita. Tenemos que hacer un trabajo a medida. La sociedad está pidiendo políticos con valores, gente que venga a servir y no servirse y Juan Carlos tiene mucho para dar en este escenario”.

Claro está que Juárez, «El Negro», avanzará con la estrategia del buen vecino. Tipo carismático y experimentado en política siente que así podrá sumar votos por derecha y por izquierda. En el peronismo no ven con malos ojos la candidatura de alguien que pueda acortar las distancias entre el oficialismo y el resto de los candidatos de la oposición y mejor, si decide ir con boleta corta.

En su oficina del local de la calle Las Heras hay varias fotos en la pared y algunos reconocimientos. Juárez elige destacar dos, la primera es el abrazo de Perón y Balbín en 1972 en un encuentro en la quinta Gaspar Campos que «significó terminar con una grieta en Argentina y lamentó que hoy estemos hablando otra vez de éstas cosas. Fueron dos lideres superiores y hoy la gente que gobierna y la que no gobierna también no tiene la más mínima estatura como estos dirigentes».

La segunda imagen es del fotógrafo Ricardo Cárcova en pascuas de 1987 capturó a Alfonsín junto al candidato a gobernador bonaerense por el PJ, Antonio Cafiero. Tras esa foto, el presidente de la democracia pronunció la frase «la casa está en orden».

Para Juárez «fue y será Raúl Alfonsín mi único jefe, no tuve ni tendré otro jefe ni jefa» repite mirando la foto que para él «significa la construcción del peronismo republicano que asumió la defensa de las instituciones en un momento muy difícil de la Argentina que era la recuperación democrática en la semana santa de 1987».

En carrera, Juárez se muestra pedagógico con la juventud, entusiasmado en la calle y a pesar de los anuncios todavía prudente. Para los próximos meses «hay un trabajo que intensificar y que tiene que ver con una duda que es la que plantea la gente cuando me pregunta si voy a dar un paso adelante».

En clara apuesta a lo local parece no arrugar a presentarse con una lista corta. «Estamos trabajando para enfrentar el 2019 con una candidatura a intendente para recuperar lo perdido y señalar nuevos desafíos para esta ciudad. Estamos avanzando en un proyecto en este sentido y queremos que  haya horizontalidad que es lo que demanda la sociedad y yo me formé así por eso quiero que la decisión sea de todos lo que están trabajando y de quienes se van a sumar».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí