Foto: Victoria Nordenstahl

La obra social de los empleados bonaerenses se desploma. A pesar de tener superávit adeuda pagos a prestadores de más de 3 meses y redujo la cobertura de medicamentos durante los últimos cuatro años.

Según datos oficiales, el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) tiene más de 2.6 millones de afiliados, incluyendo a trabajadores de la administración pública provincial, municipios adheridos (tanto judiciales y legislativos como docentes, policías y médicos), jubilados y pensionados de la Provincia. Además suma afiliados voluntarios, que abonan una cuota a partir de los 2.982 pesos de manera individual.

Un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria muestra el vaciamiento de IOMA a costa de la salud de les bonaerenses. Asimismo, el documento presenta una situación que llama la atención: un excendente financiero y una importante subejecución de los recursos.

Durante los años 2016 y 2017, el ajuste en el presupuesto destinado a la obra social fue de 1.900 millones y 1.147 millones respectivamente. Sumando, una subejecución superior a los 3 mil millones de pesos durante la gestión de María Eugenia Vidal.

El excedente financiero en una institución con más de 2 millones de afiliados es inexplicable en relación a las múltiples denuncias por falta de cobertura en servicios y de pagos a prestadores. Es decir, ahorrar a costa de la salud de les bonaerenses.

Esta situación es reflejada en un estudio publicado por el Grupo Argentino para el Uso Racional de los Medicamentos (GAPURMED) que analizó la situación tomando diez medicamentos en donde el precio de venta al público aumentó siete veces mientras que la cobertura de IOMA bajó del 63 por ciento al 47 por ciento. Asimismo, observa que la cobertura de medicamentos por parte del Instituto disminuyó de un 67.06 por ciento promedio en 2016 a un 33.58 por ciento en 2019 quedando por debajo del 40% de
cobertura promedio de las Obras Sociales Nacionales.

A los prestadores del sector público les pagan las prestaciones con demoras y a valores del 2016 configurándose así una situación de subsidio encubierto por parte del sector público. La misma situación corre para los hospitales municipales, por ejemplo, que cobran con más de tres meses de atraso, con valores que no se actualizan desde ese mismo año.

Ricardo Curone, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Luján, explicó que «IOMA con nosotros este año estuvo pagando bien. Históricamente acumuló deuda cercana a los dos millones de pesos. En 2019, la deuda con el hospital era por ese monto pero mes a mes fue pagando más de lo que nosotros facturábamos y se redujo la deuda. Hoy la deuda está en 300 mil pesos que es la facturación del mes. El valor de las prestaciones de IOMA no está actualizado, de todas maneras, actualmente, casi todas las prestaciones médicas se rigen con un parámetro similar al del valor de IOMA».

Curone sostuvo que «el problema de IOMA es con prestadores privados, farmacias, prótesis, un verdadero desastre y lo que explotó últimamente fue con el prestador de nefrología que es el único que prestaba el servicio acá en Luján. En Hospital es muchas veces rebote de lo que el privado no hace porque tiene el servicio caído y la gente recurre al hospital porque es el único servicio que tiene».

Los prestadores privados también sufrieron el vaciamiento de la obra social durante estos últimos cuatro años. «Este año se consiguió un aumento del 47 por ciento. Este porcentaje fue por debajo de lo que fue la inflación y desde la Federación Medica se está esperando la asunción de las nuevas autoridades para conseguir una recomposición antes de fin de año. Durante los últimos cuatro, con respecto a lo que fue el Indice de Precios del Consumidor, los honorarios médicos cayeron un 53 por ciento» argumentó Norberto Hernández de la Federación Médica de Luján.

Esta situación se agrava con la suspensión de la provisión de medicamentos del Plan Meppes. El Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires informó que «días atrás la Industria farmacéutica suspendió la provisión de los medicamentos que se dispensan en el Plan IOMA Meppes por falta de pago de la obra social».

Y señalaron: “Es necesario advertir a la población que esta decisión es ajena a las farmacias y que los farmacéuticos somos responsables de la dispensa una vez realizada la provisión por parte de los laboratorios. No podemos dispensar los medicamentos que no estamos recibiendo”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí