Concejales discuten como ordenar la producción de alimentos a pequeña escala y en grupos familiares.  Nicolás Capelli aseguró que “se pueden replicar experiencias exitosas y crear un circulo virtuoso replicando experiencias de otros municipios”. El proyecto es impulsado por Unidad por Luján y Vamos – Patria Grande.

La cultura de la autogestión y la producción familiar tiene crecimiento sostenido en Luján. Los últimos años los vientos de la política macrista terminaron de impulsar la producción a pequeña escala como una forma de subsistencia.

Muchas familias se ven empujadas a producir y vender para llegar a fin de mes y encuentran en la autogestión otra forma de vida. Asociaciones, cooperativas y espacios de comercialización como la Feria Franca fueron empujando regulaciones y proyectos sobre la actividad pero las discuciones se dilatan en la política local.

Recientemente, pasó a las comisiones del Concejo Deliberante un nuevo proyecto. En este caso impulsado por el bloque de Nicolas Capelli, Unidad por Luján y Vamos – Patria Grande. El texto del proyecto original entiende que “el objetivo es garantizar a las Unidades Productivas Alimenticias las condiciones bromatológicas necesarias para el desarrollo de los productos finales otorgándoseles habilitación municipal, siempre que reúnan los requisitos establecidos”.

Las puntos más fuertes del proyecto plantean regulación, créditos y capacitación para pequeños productores y grupos familiares y espacios para la comercialización de sus productos.

Durante la presentación del proyecto, el concejal Capelli remarcó que lo que se intenta es “dar respuesta a la creciente tradición de productores alimentarios artesanales. Tomando modelos exitosos y descubrimos herramientas que pueden ser de utilidad, incluso teniendo en cuenta la dimensión del turismo en nuestra ciudad”.

El proyecto establece la división del universo productivo en dos grupos, uno de pequeño volumen más del tipo familiar y otro para quienes tienen producción más similar a las PyMEs. “En todo el mundo hay experiencias para conocer y trasladar.

El edil peronista ejemplificó su propuesta con proyectos de ciudades vecinas y del resto del mundo. “En San Antonio de Areco existe un Mercado Municipal de Alimentos por ejemplo. Lo podemos replicar en ámbitos turísticos para que se aumenten las ventas y se forme un circulo virtuoso” comentó.

A su vez, Ezequiel Gonzales militante de Vamos – Patria Grande y coautor del proyecto explicó a Ladran Sancho que “la idea surge a partir de notar la necesidad y falta de intervención del municipio sobre estos pequeños productores, feriantes, etc que en muchos casos se inventaron un modo de subsistir en este contexto”.

Gonzalez agregó que el alcance del proyecto se extiende a “las PyMEs que sabemos que están siendo golpeadas y una forma de contribuir a paliar la situación es abrirle la posibilidad de comerciar sus productos en una góndola exclusiva para PyMEs locales con visibilidad y mayor posibilidad de ventas”.

El proyecto fue presentado el pasado lunes y tiene el visto bueno de varios legisladores locales. Desde el oficialismo adelantaron que plantearán la modificación de algunos artículos en las comisiones respecto a la posibilidad financiera del municipio de otorgar créditos o efectuar sanciones.

El resto del articulado no presenta mayores objeciones y será debatido en los aspectos de la Economía y la Producción entre legisladores, organizaciones y productores hasta encontrar tratamiento en las próximas sesiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre