El grupo local de base folklórica que conjuga sonidos del rock hará su presentación el viernes 7 de septiembre en el Ciclo de Música en el Auditorio. Con un repertorio de temas propios compartirá su música con la sonoridad más clásica de su folklore.

En la búsqueda de un folklore que los identifique, fusionado a otros géneros como el rock y el heavy metal, Índigo se nutre de los gustos musicales de sus integrantes y expresa a través del arte la realidad que el grupo quiere contar.

El viernes 7 de septiembre a las 21:00 una nueva fecha del Ciclo de Música en el Auditorio los encontrará en el Museo de Bellas Artes, ubicado en 9 de Julio 863. El grupo conformado por Federico Gómez en voz y armónica; Pablo Suárez en batería y percusión; Florencio Rotea en bajo eléctrico; Luis Miguez en guitarras, armónica y coros; y Juan Gutiérrez en guitarra eléctrica, realizará una versión más liviana de lo que acostumbra en sus presentaciones. Si bien no será propiamente acústico, su repertorio girará a un estilo criollo, con mayor participación de los vientos, conectándose con la sonoridad más clásica de su folklore.

Índigo nació hace más de dos años en una vuelta a las tomadas de mate de unos amigos. “Con Luis ya habíamos tenido dos proyectos, Mantra y Namasté. Y por circunstancias particulares las bandas se separaron”, contó Federico. En la fusión siempre del rock y lo folklórico, el dúo conocido hace muchos años concebía la música como un cable a tierra por lo que esta debía estar, aunque sea en las reuniones de asado.

Con ensayos más pausados y destinándole el mayor tiempo posible al arte, llegó la percusión de la mano de Pablo. En ese momento, encontraron el nombre y comenzaron con las presentaciones en diferentes espacios de la ciudad. Luego, al sumarse Florencio la banda instrumentalmente quedó consolidada y finalmente, hace algunos meses la incorporación de Juan Gutiérrez en guitarra eléctrica, músico proveniente del rock terminó por sellar las características del grupo.

Índigo deviene nombre por su significado polisémico. Por un lado, remitiendo al color y por otro, en vínculo, referido a las personas o niños índigo, quienes pueden ver el aura humana. “Es amplio pero perciben más allá de lo terrenal”, explicó el cantante.

En los comienzos las canciones de diversos autores conformaron su repertorio que, con el paso del tiempo fue sumando temas de su autoría hasta convertirse en mayoría. “Empezamos a componer porque nos dábamos cuenta que no es lo mismo que un autor diga “rojo” y que uno encuentre como decir “rojo” con su poesía. Y aparte porque empezamos a tenernos confianza”.

Así, ante la necesidad de expresión total comenzaron a producir sus melodías y letras, provenientes generalmente de vivencias del grupo e ideas puestas en común entre sus integrantes para generar un trabajo en conjunto. Algunos de los temas formarán parte de la primera producción discográfica.

Lo recaudado la noche del viernes, a través del valor de la entrada de $100, será destinado para la producción del disco. “La idea es que la banda se genere la plata para no sacar de nuestros sueldos”. El proyecto contemplado desde los orígenes de Índigo, respaldado por la confianza y madurez entre sus integrantes en cuanto a lo musical, comenzará pronto con la grabación de las maquetas, las líneas melódicas de cada instrumento.

“Hay una canción que le hice a mi abuela. Lo empecé a escribir y sabía que era un chamamé. Pero la banda no le encontraba la impronta de chamamé y fue canción, la quisimos hacer reggae y no era. La dejamos al costado y ese tema hoy es un chamamé como lo había imaginado aquella vez”.

En noviembre del año pasado organizaron una fecha en el teatro Trinidad Guevara con músicos y artistas invitados e iniciaron el camino para solventar el disco autogestionado como también mostrar el trabajo realizado en los últimos meses, las canciones y el videoclip de Panambí realizado por DFW – Del Fondo Venimos Viniendo, bajo la dirección de Javier Guerra.

Influenciados por autores contemporáneos de la música popular, fusionan los géneros para constituir otro estilo de lo folklórico con un decir menos coloquial y una poesía orientada a lo llano, a lo literal. “Folklore es el saber del pueblo y el pueblo va evolucionando. Con esto de no quedarnos obsoleto es necesario caminar las calles y lugares donde se hace y dice el arte para saber de qué se trata”, concluyó el cantante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre