Foto: Julieta Brancatto

Anunciaron medidas para monotributistas, laburantes informales o independientes. Algo de alivio para los bolsillos de «los del medio».

La cuarentena transcurre en Argentina con éxito respecto a la reducción de la circulación de personas y el contacto social, lo necesario para prevenir que el COVID-19 se extienda a más a gente. El lado B del asunto pasa por los números de la economía.

El parate en la sociedad complica seriamente el ingreso de miles de familias que viven al día. Para ellos y ellas esta tarde desde el Gobierno anunciaron que buscan reducir el impacto de la recesión económica y aliviar los bolsillos.

Tras anunciarse un bono especial para jubilados que cobran la mínima y el sector de la Economía Popular que recibe Salario social complementario, llegó el turno del universo de laburantes independientes, informales y monotributistas de categorías «A» y «B» que no posean «un gran patrimonio» y que se ven impedidos a salir a buscar el mango en medio del aislamiento.


Los requisitos explicados por el ministro de economía, Martín Guzmán, son: ser argentino naturalizado o con dos años de residencia en el país, tener entre 18 y 60 años, no recibir otros beneficios del Estado salvo la Asignación Universal por Hijo.

El nombre que lleva la medida excepcional es «ingreso familiar de emergencia» y se implementará vía ANSES a través de un formulario online que se podrá llenar en un plazo de 10 días y cobrar durante abril. El monto definido desde el Ministerio de Economía es de 10 mil pesos y «podría repetirse de ser necesario».

Según estimaron en el anuncio, entre independientes, informales y monotributistas clase «A» y «B» el universo alcanzado sería de 3,6 millones de familias en Argentina.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí