Foto: Infobae

La marca de ropa líder en el mercado mundial trae consigo perjuicios para empresarios textiles, comerciantes y la ciudadanía lujanense. A la ya conocida crisis textil se suman condiciones difíciles de igualar.

La semana pasada se anunció con bombos y platillos la llegada de ropa de la marca H&M, la cadena de ropa líder del mercado. La inauguración de Luján Walk, el nuevo centro comercial, y con ella la apertura de The Palace Luxury Outlet contó con la presencia del intendente Oscar Luciani, quien festejó la inauguración como merito de su gestión.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. No es el desembarco real de H&M lo que se produjo sino de The Palace Luxury Outlet, un local que traerá discontinuos y/o remanentes, de esa marca internacional para venderlos en una especie de outlet premium, lo que  perjudicará a productores textiles y comerciantes locales.

El secretario adjunto de la Asociación Obrera Textil prendió alarmas ante el arribo extranjero. «Estas corporaciones afectan y avasallan tanto al comercio como a la industria local, generando grandes perjuicios para toda la comunidad. Estas empresas multinacionales se caracterizan por la generación de mano de obra esclava, explotación laboral y condiciones de trabajo insalubres» explicó el dirigente gremial.

Las mismas alarmas se prendieron en los empresarios textiles. «Estamos viendo como va a impactar. Sabemos que va a traer remanentes de la moda europea pero que se hace en Asía. Nos quieren hacer competir con mano de obra esclava, con un Estado que nos cobra 21 por ciento de impuestos más que en europa. Para Luján es malo, traer esa marca al polo textil más grande de Argentina es una provocación. Creo que va a ser más perjudicial para los comerciantes aunque a nosotros nos va a impactar» sostuvo Rodolfo Bianchi.

El presidente de la Cámara Textil analizó la situación de la industria lujanense y los problemas del mercado: «competimos de manera desigual. Este sistema es para pocos, a la industria no nos da nada. Hay tres cosas fundamentales, tenemos una tasa de interés de arriba del 60 por ciento para ir a cambiar un cheque, en Europa es del 1,5 por ciento. Si queremos cambiar una máquina no nos baja del 40 por ciento un crédito, ellos tienen el 2,5 y subsidiado. Así no podemos competir».

La mala noticia para los empresarios textiles también se debe a la reconversión que hicieron durante estos años. Con la caída del mercado interno, los textiles buscaron nichos dentro del mercado que les permitiera sobrevivir. Uno de ellos fue comenzar a producir artículos de moda, pero la llegada de remantes de la moda de Europa a mano de la ropa de H&M les traerá en los próximos meses nuevos dolores de cabeza.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre