Historias de vida y militancia: Irma Noemí Tardivo

0
69

Desde la Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos – Luján hacen memoria en el marco de la cuarentena con la publicación de biografías lujanenses. En este caso, la historia de vida y militancia de Irma Noemí Tardivo

Era “Mimí”. Nació el 22 de septiembre de 1951. Hija de Irma y José. Hermana de María Elida y de Rogelio.

Mimí comenzó a militar en Luján con las y los compañeros de la Juventud Peronista. Allí conoció a Ricardo Ghigliazza, el “Tata”, que había iniciado su militancia en la Juventud Peronista de Moreno convirtiéndose luego en un referente de Montoneros en la región. Diferencias que por aquellos tiempos se dieron entre los militantes de la Organización llevaron a que algunos de ellos decidieran militar en el Partido Revolucionario de los Trabajadores pasando previamente por la Columna José Sabino Navarro.


Mimí escribió en su diario íntimo que conoció al Tata el 15 de septiembre de 1972. Él era su responsable político. Comenzó a verlo con frecuencia y a los pocos días estaban juntos.

Tuvieron dos hijas. Carolina nació el 30 de diciembre de 1974 y María Elena, o Maena como la llaman todas y todos, nació el 22 de enero de 1976. Pero para esos tiempos ya no tenían a su papá. Las fuerzas represivas lo habían asesinado el 19 de septiembre de 1975. Mimí, a través de su diario, contó a sus hijas que el Tata era un hombre “transparente, que nada escondía, todo cuanto era él se veía, sencillo, bueno, alegre, confiado”.

Desde su muerte, la tristeza invadió a Mimí. Pero siguió adelante. Dedicó su vida a sus hijas y a su trabajo. Era maestra en la Escuela Primaria N° 52 de Moreno.

El 8 de julio de 1976 un grupo de tareas irrumpió en la casa de la mamá de Mimí, donde ella vivía con sus hijas. Irma estaba cosiendo; en la casa estaban sus nietas Carolina y Mena, Graciela, que las cuidaba, y una tía. La patota las apuntó a todas con sus armas, amenazaron con llevarse a las chicas y al darse cuenta que Mimí no estaba se dirigieron a la escuela. Allí la secuestraron, ante sus compañeras de trabajo, ante sus estudiantes.

Cerca del año 2000 el Equipo Argentino de Antropología Forense avisó a sus hijas que los restos de Mimí habían sido encontrados el 7 de agosto de 1976, en la intersección de la Ruta 27 y Arroyo de la Ñata en el Partido de Tigre. Fue enterrada como NN en el Cementerio de Benavidez. Pero sus restos ya no están allí, por eso no pudieron ser restituidos a su familia.

Cuando fue secuestrada y desaparecida Mimí tenía 24 años.

Mimí y Tata fueron muy amados por sus compañeros, por su familia, por sus vecinos. Quienes los conocieron los llevan en el corazón.

MIMÍ Y TATA ¡PRESENTES! ¡AHORA Y SIEMPRE!
30.000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS
¡PRESENTES! ¡AHORA Y SIEMPRE!
Comisión de Familiares y Amigos de Detenidos Desaparecidos – Luján

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí