Foto: Victoria Nordenstahl

Héctor Recalde pasó por Luján para dar una formación gremial a trabajadores de la UNLu. Charló de la situación actual, elogió “el reverdecer del sindicalismo en Argentina” y planteó que la única salida para los laburantes es “cambiar el gobierno en 2019”.

“Macri dice que soy el jefe de la mafia de los abogados laboralistas. Para mi es un orgullo pertenecer a esa mafia” ironizó el ex diputado nacional y especialista en asuntos laborales Héctor Recalde arrancando los primeros aplausos de la mañana.

La secretaria gremial de los No Docentes, Karina López hizo una presentación recorriendo el curriculum del invitado antes de que Recalde comience con el diagnóstico de la situación, propuestas, anécdotas y respuestas a las consultas. En el salón de usos múltiples de ATUNLu se resguardaron de la lluvia, cerca de 80 laburantes para escucharlo.

Recalde no tuvo piedad con la gestión de Cambiemos. Realizó comparaciones con cifras y porcentajes para mostrar como estaban las cosas en el mundo laboral durante los ’90, durante el kichnerismo y bajo la gestión de Mauricio Macri.

Sobre el período actual remarcó la pérdida de poder adquisitivo de la clase trabajadora y llamó a cuidar el Convenio Colectivo de Trabajo. “El Gobierno reprime la posibilidad de discutir con libertad. Quieren poner un tope para las paritarias de 2019 del 23%, cuando si uno lee el presupuesto del propio gobierno, el aumento del costo de vida es superior a ese porcentaje” analizó.

“Este es un gobierno neoliberal que ajusta con los salarios de los jubilados y de los trabajadores. El convenio colectivo tiene que ser peleado contra ese techo, que no está escrito, pero que existe. Además es un derecho constitucional. Para este gobierno la Constitución es una anécdota, no existe, pero esta es la lucha de los sindicatos para pelear por los derechos de los trabajadores” avanzó en su diagnóstico.

El especialista en derecho laboral hizo un balance del año 2018 y aseguró que los trabajadores perdieron derechos: “Cuando uno observa cual fue el aumento del costo de vida, está en el 47, 48 por ciento. Si uno analiza como se firmaron la mayoría de los convenios colectivos, están muy lejos de esa cifra. Uno de los factores que debilita al movimiento obrero es la desocupación. El empleado tiene miedo de perder el empleo. Cuando le plantean esa opción de entre salario o empleo, optan por el empleo”.

Foto: Victoria Nordenstahl

Para Recalde, el gobierno utiliza el miedo como operador político. En ese sentido se extendió ante los No Docentes señalando que “ahora hay menos pleitos porque hay más miedos. No porque haya más derechos. El laburante se aguanta muchas cosas por miedo a perder el empleo. El temor debilita a los sindicatos” dijo.

Más allá de las advertencias, hubo tiempo para los elogios. Para el abogado laboralista existe un “reverdecer del sindicalismo que se expresa en el Frente Sindical para el Modelo Nacional”. Para el hombre que abraza el peronismo desde su juventud, éste es el momento de asumir el desafío en el ámbito gremial de democratizar internamente a las formaciones ya que “hay muchos estatutos tramposos que dificultan la competencia electoral”.

Avanzando en su percepción de como va la cosa entre el gobierno y los gremios, Recalde buscó el final en las mareas de la política electoral de cara al 2019. “Estoy comprando condimentos para los sapos que me voy a tragar buscando la unidad” dijo en referencia al frente que para él debe cambiar al gobierno actual por uno progresista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre