UNLu hace de local en el Polideportivo Municipal. Foto: Archivo.

El handball de la Universidad Nacional de Luján viene con un crecimiento sostenido en los últimos años y aspiran a seguir avanzando, luego del ascenso a la quinta división y la buena plantilla de inferiores.

El handball es un deporte en crecimiento. Cada vez hay más chicos y chicas que, en los últimos años, se interesaron por la disciplina que si bien no es tan tradicional en Argentina, en países europeos como Dinamarca, Francia o Suecia se vive como el fútbol.

Esto es posible gracias a que desde la Confederación Argentina de Handball  se vienen haciendo arreglos con canales de televisión como TyCSports y DeporTV, que siguen la actualidad del deporte y lo hacen más visible.

El motivo del boom del handball en los últimos años en nuestro país es debido a las buenas presentaciones de la selección masculina, más conocida como “Los Gladiadores”, que vienen arrastrando grandes logros y que en el último mundial le hicieron frente a las grandes potencias de la disciplina.

Hace cuatro años que el seleccionado integrado por los hermanos Simonet, Federico Pizarro y Federico Fernández, entre sus grandes figuras, vienen con grandes resultados, con una consagración inclusive en el Panamericano de Groenlandia, tras ganarle la final a Brasil. Además las representantes del handball femenino en nuestro país también vienen de una gran participación en la Baltic Handball Cup de Polonia.

En nuestra ciudad, los que llevan la bandera de la disciplina son los integrantes del combinado de la Universidad Nacional de Luján, que viene de ascender a la quinta división el año pasado y que actualmente se encuentra luchando en la divisional.

Fabricio Rasente, integrante de la plantilla del primer equipo de UNLu C dialogó con Ladran Sancho y recordó aquel ascenso, en donde tuvieron que disputar un partido decisivo con Campana. “Fue gol a gol y lo ganamos en el último segundo. Fue como jugar una final, porque era un rival directo”, sostuvo. Hoy, en esta nueva categoría Rasente remarcó que “hay mucha más paridad. La sexta y séptima categoría por ahí están aprendiendo, o son juveniles que están haciendo sus primeras armas. En quinta, cuarta, tercera encontrás equipos con un poco más de experiencia, mejor físicamente en tamaño, pero no tan bien físicamente cómo de segunda, primera o Liga de Honor”.

En los últimos años, UNLu pudo avanzar con su escuela de formación y hoy disfruta de los pibes de inferiores, que le dan rotación al equipo y suman frescura y esas ganas de querer seguir creciendo: “Antes éramos nosotros y si alguno no iba porque tenía enfermo al tío, éramos uno menos para el domingo. Ahora logramos tener rotación, que está re bueno. A partir de 2017 logramos tener pibes que fueron saliendo de las inferiores y todo eso es gracias a los años de trabajo”.

El equipo de UNLu C se encuentra en la quinta categoria de la FEMEBAL. Foto: Archivo.

Sin embargo Rasente remarcó: “Que nos podamos dedicar solo al handball es imposible. Sí hay algunos que por facilidades que tienen en el trabajo, se pueden dar el lujo de ir al gimnasio o de meter una actividad extra para seguir sumando, pero son pocos. El handball es un deporte que no te deja un mango y es caro. Todo ese gasto lo absorbemos nosotros, pero otro club más organizado puede hacer algún evento y solventar esto”.

UNLu integra la FEMEBAL (Federación Metropolitana de Balonmano) y Rasente destacó el crecimiento sostenido que viene arrastrando la federación: “El crecimiento de la federación es enorme. Se fueron logrando acuerdos con sponsors, canales de tv y eso genera más interés por el deporte, atrae a más gente. Hoy nosotros jugamos con el Polideportivo lleno. Hace cuatro o cinco años no pasaba eso. Motiva porque uno quiere seguir creciendo y lograr cosas nuevas”.

Rasente, quien actualmente se está recuperando de una lesión ligamentaria, habló de las divisiones inferiores y llamó a participar a todo aquel que lo desee: “Las tiras de infantiles, menores, cadetes, juveniles, juniors y mayores están completas. Lo que sí nos falta equipo de mujeres. Tenemos que ver si las mayores se animan a volver. Hoy el handball en Luján para las  mujeres no es elección. Por ahí son más del hockey o de otros deportes. Las puertas están abiertas para todos, durante todo el año. Cómo es un deporte amateur, buscamos gente nueva que venga a aprender, que se junte a comer el asado, a tomar algo. Porque aparte de ser un equipo de handball es un grupo humano”.

Días y horarios de entrenamientos:

Mayores: Martes y viernes 20.30.

Infantiles: Martes y jueves de 17.30 a 19.

Menores y juveniles: Lunes y jueves de 17.30 a 19.

Cadetes y juveniles martes y jueves a las 19

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí