Un variado conjunto de organizaciones del campo opositor realizaron un guiso popular en el barrio Villa del Parque. Picadito, tortafrita y guiso circularon entre quienes se perfilan para precandidatos en un mediodía de buen clima y convivencia. Para la mayoría, es otro gesto que suma.

En el lento camino de la unidad opositora se desandaron algunos metros más. Tras la firma del acta de unidad celebrada hace días atrás en el Centro Cultural Eva Perón entre varios actores del peronismo, el mediodía del sábado ofreció, en un clima más relajado y distendido, un guiso compartido que buscó la pluralidad.

En la esquina de Darwin y Santa Fe pintó desde temprano el picadito con los más pibes. En la plaza del barrio Villa del Parque los más grandes aprontaron el guiso que pasadas las 12 empezó degustarse. Algunos paseando el plato y revolviendo con cuchara, otros sentados. Para todos los gustos.

Entre cumbias y los gritos del piberío en el castillo inflable, referentes de espacios políticos aprovecharon para dar el gesto de convivencia que se esperaba. Saludos, sonrisas, algún mate y mucha charla entre Boto, Notta, Prince, Capelli, Siror, Krauth, Pereyra, Martini, Oviedo y Carolina Francia de Vamos que no había sido de la partida con la propuesta que impulsó el PJ días atrás.

También la militancia de las organizaciones convocantes: CTD Anibal Verón, Vamos – Patria Grande, Movimiento Evita, Movimiento de Unidad Popular, FOP, MP la dignidad, Corriente de Unidad Popular, Corriente Peronista Descamisados, Octubres, Frente Barrial 19 de diciembre, Miles, Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat.

Según expresaron el motivo del encuentro fue para fortalecer lazos en el camino de la unidad de cara a las próximas elecciones. La propuesta surgida desde los comedores de Villa del Parque nació con la intención de consolidar los espacios de lucha y resistencia territorial independientemente del proceso electoral o en todo caso, «más allá de lo que resuelvan nuestros candidatos, entender que en el territorio debemos construir alianzas estratégicas y mantenernos juntos» señaló una militante que participó de la elaboración del guiso.

En ese sentido, la propuesta marchó bien en relación a lo que se dio en la plaza del barrio. Sin documentos pero con acuerdos tácitos la cosa caminó y pasadas las 15hs la militancia empezó de a poco a marcharse. Para algunos, quedó pendiente “el picadito de la unidad”.

Fotos: Victoria Nordenstahl.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre