Foto: Victoria Nordenstahl

El gobierno sumó herramientas legislativas para dar solución a la contaminación ambiental que genera el basural a cielo abierto. ¿Las aplicará?.

El problema del basural a cielo abierto en Luján está instalado en la agenda política local empujado por el circulo vecinal, en su mayoría del barrio San Pedro.

En el trascurso de 2018 la presión social generó las condiciones para la redacción de un proyecto integral que planteará la solución definitiva: reconvertir el basural a una planta de transferencia y reciclado, con inclusión de las familias que viven del reciclado en el predio del barrio.

Así, el ejecutivo fue sumando comunicaciones, ordenanzas, decretos, gestiones, préstamos y nuevas maquinarias pero los incendios intencionales no cesaron. La principal urgencia de los vecinos no fue resuelta hasta el momento por el gobierno local.

Sobre el comienzo de 2019 un nuevo elemento legislativo, la regulación de grandes generadores de residuos urbanos se suma a la caja de herramientas del intendente Oscar Luciani ante la desconfianza de la oposición. “Pusimos una serie de condiciones para que el privado no tenga los mismos beneficios que el Estado y las cooperativas. Quiero que quede en claro que este es un avance extremadamente importante, sí, y solo sí el Ejecutivo lleva adelante el programa de transformación. Si no habremos aprobado una serie de ordenanzas que terminan siendo papel muerto” rogó el concejal de Unidad por Luján y autor del proyecto integral, Nicolás Capelli.

La ordenanza apunta a regular la actividad de cerca de 500 marcas de grandes restaurantes, cadenas de supermercados, barrios privados, clubes de campo, entre otros. El intendente deberá promulgar e instruir a sus funcionarios para la aplicación y comenzar a quitarse el problema del gran volumen de basura de encima.

La herramienta le permitirá regularizar el trabajo informal de quienes viven del reciclado y aumentar el ingreso a las arcas municipales si se ofrece al Estado como prestador del servicio de forma mancomunada con las cooperativas de trabajo. Sobre este punto se extendieron los ediles durante la votación.

El articulo 8

El proyecto de ordenanza estuvo consensuado entre los bloques de la oposición y el oficialismo trabajado largamente en comisiones vecinales, por lo que no ameritó mayor debate durante su aprobación.

Sin embargo, el articulo 8 que refiere a los actores posibles para la prestación del servicio de traslado de los residuos al basural disparó diferencias entre el bloque de Unidad Ciudadana – PFV – PJ con sus pares y en torno al rol del Estado municipal, las cooperativas de trabajo y el privado en el proceso de transferencia de los residuos.

César Siror explicó la posición en representación de su bloque. “Lo planteamos desde el primer momento. No estamos de acuerdo con la participación del privado, estamos en contra. Creemos que el Estado tiene que tomar el compromiso de llevar adelante el trabajo” argumentó.

La presidenta de la Comisión de Salud, Marcela Manno y el autor del proyecto, Nicolas Capelli explicaron que las condiciones no son favorables para los privados. “No podemos obligar al gran generador a una sola opción pero sí pudimos agregar condiciones para que el privado sea mas caro. Por poner un caso, no se les habilita la descarga en el basural por ende el transporte y la entrada al Ceamse hace que el servicio sea más caro que el que pueda prestar el municipio o una cooperativa. Dejemos claro que esta es una forma de que el Estado recaude” aseguró Capelli.

De todos modos, se realizaron modificaciones a la redacción del artículo propuestas por el edil Silvio Martini y en el texto se ponderó que “los alcanzados por la ordenanza deben contratar el servicio de recolección, transporte y disposición final de los residuos generados ya sea a través de la municipalidad, una cooperativa de trabajo o una empresa privada, priorizando ese orden”.

Más tarde se explicitó “la prohibición definitiva” para que el sector privado descargara en el predio del barrio San Pedro. Aún así, los ediles Prince, Siror y Kraut negaron su acompañamiento en el voto del inciso particular mientras en general el voto fue unánime.

Cuando ya quedaba poco público en el recinto la norma fue aprobada con las manos levantadas y el aplauso de una sola persona sonó fuerte. Sergio Almada, presidente de la Sociedad de Fomento del barrio San Pedro y referente en la lucha por el cierre del basural hizo sonar sus palmas conforme con la votación pero atento a los próximos pasos, los que debe dar el gobierno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre