Pedro Sosa define ante la salida del arquero Carlos Kletniki. FOTO:Emanuel Pérez

Flandria empató en el Carlos V sin goles ante Acassuso y no puede volver a sumar de a tres, pese a que volvió a merecer mucho más. El equipo de Martínez jugó un buen segundo tiempo y el árbitro del partido no le dio un penal muy claro, que hubiera podido servir para torcer el brazo.

El Canario empató 0 a 0 ante Acassuso, en un partido con polémica, y sigue sin poder desequilibrar de mitad de cancha hacia arriba. Con nueva disposición táctica, Pancho Martínez sigue moviendo piezas en su tablero, para intentar encontrar la mejor versión del equipo y que lleguen los goles, que tanta falta le hacen.

Después de lo que había sido la injusta derrota ante Riestra, el Canario quería levantar cabeza ante su gente y volver a sumar de a tres en el torneo, para no perder el hilo de los de arriba. Sin embargo le sigue faltando en la parte ofensiva, un nueve que la meta y, para colmo, no sufrir los errores arbitrales, que lo vienen perjudicando.

Es que Alejandro Ramírez, árbitro del partido, se comió un penal grande como una casa y no expulsó por doble amarilla a Ariel Viegas en la mitad de la segunda etapa, errores que terminaron influyendo en el resultado del partido. Pese a esto a Flandria le cuesta generar situaciones claras de gol y sigue apostando sin una referencia neta de área, poniendo a Javier Martínez a matarse contra los centrales.

Ante el Quemero, Martínez plantó una línea de tres, que se transformaba en línea de cinco, con Sebastían Mayorga como central y dándole paso a Andrés Camacho y Dánte Álvarez. El que se quedó en el banco fue Diego Sosa, para que Mayorga se plante abajo, y en la mitad de la cancha reapareció Julián Giménez que jugó un gran partido y fue lo mejor del equipo de Jáuregui.

En la primera etapa hubo muy poco de ambos equipos y, tanto Álvarez como Camacho, no tuvieron tanto paso como lo había planeado pancho. Lo más importante fue el penal clarísimo que no le dieron a Flandria, luego de que el defensor del Quemero saltara a cabecear con el brazo desplegado y la pelota diera en el mismo, dentro del área.

Sobre el final de la parte inicial recién el Canario pudo llegar a fondo de la mano del jujeño Álvarez, lo que provocó el primer gesto de aprobación de Martínez. Hay que decir que no fue de los mejores primeros tiempos de Flandria pero, cuando encontraba a Rinaldi o a Víctor Rodríguez, el Canario intentaba meter el cambio de velocidad.

Ya en la segunda mitad Flandria salió con otra cara y comenzó a llegar mucho más con sus laterales. El ingreso de Pedro Sosa le dio un peso más en la ofensiva y tuvo dos chances claras de la mano del delantero surgido en las inferiores del club.

Matías Nouet, una de las piezas importantes de Flandria en el ataque. FOTO: Emanuel Pérez

Sin embargo en una contra quedó mal parado y, si no fuera por la notable atajada de Ruggiero en dos tiempos, ayudado por el palo, el equipo visitante se podría haber llevado un premio mayor a lo que mereció. Hablamos nuevamente de que Flandria sufre en defensa cuando no concreta lo que genera.

Terminó siendo empate y nuevamente Flandria lo ve más como que dejó dos puntos en el camino ya que el empate le sirve de poco. Pese a esto, el Canario tendrá revancha muy pronto y se le presenta una chance de volver a sumar de a tres ya que enfrenta este lunes a San Miguel, de arranque flojo, desde las 15.30 en el Carlos V.

Formación: Mauro Ruggiero; Andrés Camacho, Alan Giménez, Sebastián Mayorga, Juan Cruz Randazzo, Dánte Álvarez; Julián Giménez , Matías Nouet, Víctor Rodríguez; Nicolás Rinaldi y Javier Martínez. DT: José María Martínez.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí