Gambeteando los prejuicios: “Muchos piensan que la juventud est√° en una”

De chiquita le dijeron que no pod√≠a jugar al f√ļtbol por ser mujer y eso le dio m√°s fuerzas para seguir. Guadalupe Romero es jugadora de River, pero su camino estuvo plagado de obst√°culos. Reflexiona sobre el lugar de las mujeres en el deporte, su generaci√≥n y la educaci√≥n, en la segunda entrega de La Juventud est√° Perdida, el suplemento de Ladran Sancho.

La pelota rueda sin parar. Le faltan algunos gajos por el desgaste de tanto patearla, pero todav√≠a sirve para el picadito. La tierra se levanta con el pasar de los pibes corriendo de arco a arco. Entre esos pibes del barrio, que se juntan en la plaza de la esquina, aparece una ni√Īa.

Guadalupe Romero ama el f√ļtbol y quiere ser jugadora profesional. Es lujanense, tiene 16 a√Īos y desde que se acuerda juega a la pelota. Primero en la calle frente a su casa del barrio La Palomita. Sola o con su hermano, pero siempre con la pelota abajo del brazo. Tiempo m√°s tarde se divert√≠a en la canchita de la esquina con los pibes de la cuadra, descalza y sin prejuicios.

Tiene potrero, ah√≠ desarroll√≥ una habilidad envidiable, pero sobre todo la humildad que la acompa√Īa en su recorrido. De voz bajita, respetuosa y alegre, siempre est√° con √°nimos de ayudar a los dem√°s. Son valores con los que creci√≥ y que le inculcaron desde piba.

A Guadalupe todo le cost√≥ el doble. No por falta de talento, sobresale en la cancha por su destreza, sino por el simple hecho de nacer mujer. Lo vivi√≥ cuando ten√≠a apenas siete a√Īos y sin entender el por qu√©, le dijeron que no pod√≠a jugar con sus amigos que se hab√≠an ido a probar a la escuelita de f√ļtbol Santa Elena.

“Es mujer y los varones son muy brutos, le pueden hacer mal”, fue la respuesta del presidente de la escuelita ante el pedido de la ni√Īa de¬† sumarse al equipo. Guadalupe sigui√≥ yendo a acompa√Īar a sus amigos a las pr√°cticas y ve√≠a los entrenamientos detr√°s del alambrado, esperando a que en alg√ļn momento la dejaran jugar.

Ram√≥n fue su primer DT. Confi√≥ en ella y la invit√≥ sumarse a los entrenamientos. Una tarde la vio sentada en los tablones mirando c√≥mo sus amigos se divert√≠an. “Ese d√≠a faltaron algunos chicos a la pr√°ctica y Ram√≥n me dijo que entre. Me vio jugar y me dijo, ‘vos ten√©s que jugar ac√°. Vos segu√≠ viniendo que yo me encargo de hablar con el presidente’. Ese d√≠a me fui re contenta para mi casa”, recuerda Guadalupe, mientras mira fijo la cancha donde todo comenz√≥.

‚Äē¬ŅConsider√°s que las mujeres ganaron una batalla importante para que hoy el f√ļtbol femenino est√© instalado?

‚ÄēYo creo que s√≠. Fue muy dif√≠cil romper con todo eso. Yo era la √ļnica mujer en la liga de ACIFO y al principio me daba cosa. De a poco me di cuenta que me gustaba y que era lo que me hac√≠a realmente feliz, por eso no me importaba lo que dec√≠an los dem√°s.

‚Äē¬ŅQu√© fue lo que te ayud√≥ a sobrellevar esos momentos?

‚ÄēMis amigos fueron muy importantes porque me alentaban para que siga yendo. Fue complicado. Hoy las chicas chiquitas creo que no pasan tanto por esas situaciones, por las peleas que dimos y ganamos en su momento. Hoy hay escuelas formativas, los principales clubes de la ciudad tienen f√ļtbol femenino y eso a m√≠ me pone muy contenta. A todas esas chicas que hoy en d√≠a quieren jugar al f√ļtbol y no se animan, yo les digo que vayan y lo intenten y que no les importe lo que le digan, que disfruten de hacer lo que les gusta.

Cuando lleg√≥ al l√≠mite de edad para participar de los torneos de ACIFO, el camino de Guadalupe sigui√≥ ligado al f√ļtbol. Es ah√≠ en donde quiso probar algo m√°s importante y sumarse a jugar en cancha de once. Primero tuvo una prueba en el Club Luj√°n, aunque despu√©s se termin√≥ inclinando por Flandria, donde se destac√≥ en la Liga Mercedina de F√ļtbol, d√°ndose el gusto de convertir un pu√Īado de goles. En la posici√≥n de enganche, o a veces de cinco, la piba de La Palomita dejaba destellos en la cancha que daban cuenta de su clase, cuando con catorce a√Īos ya integraba la primera divisi√≥n del club Canario.

Un d√≠a se enter√≥ por su hermano que el Club Atl√©tico River Plate estaba realizando pruebas de jugadoras. Decidi√≥ inscribirse e ir a buscar su sue√Īo.

“Me acuerdo que me dijo: ‘P√°, ma√Īana tengo que ir a River a una prueba’. Yo la acompa√Ī√© siempre y ese d√≠a nos levantamos muy temprano y nos fuimos para all√°”, cuenta Gabriel, su padre, y pieza fundamental en esta historia. Guadalupe recibi√≥ la buena noticia de parte del cuerpo t√©cnico del Millonario, y qued√≥ en el equipo sub16.

Por m√°s que deseaba profundamente que su hija pueda ser considerada para entrenar en el equipo, esa vez Gabriel esper√≥ una negativa. No pod√≠a bancar semejante gasto, entre traslado y alg√ļn refrigerio para despu√©s de entrenar. Sin embargo, con la admisi√≥n para seguir yendo a entrenar, fue ah√≠ que decidi√≥ salir a hacer changas.

Su padre no duda: “Guada es una guerrera. Tiene una constancia incre√≠ble. Llueve, truene, ella va a entrenar igual. Su sue√Īo y el nuestro es el mismo: que pueda jugar a la pelota. Ella naci√≥ para jugar al f√ļtbol”.

Gabriel es empleado municipal y tambi√©n toma otros laburos fuera de su horario, para poder bancar a su familia. El mango alcanza con lo justo y durante un tiempo tuvo que hacer un esfuerzo muy grande para viajar hasta N√ļ√Īez.

‚Äē¬ŅQu√© concepto crees que tienen las personas m√°s grandes sobre las nuevas generaciones?

‚ÄēPiensan que estamos en una. He escuchado decir que tenemos poco futuro. Las generaciones van cambiando. Yo veo que muchas veces se juzga por la manera de vestirse, porque a las chicas les gusta salir m√°s descubiertas, pero es algo que va cambiando. A m√≠ por ejemplo me gusta vestirme deportiva. Para m√≠ est√° bien que cada uno se vista como quiera o se sienta c√≥modo. La gente muchas veces le presta m√°s atenci√≥n a los dem√°s y no vive su vida y eso le puede afectar al otro. Creo que a veces necesitamos tener m√°s oportunidades en todas las √°reas.

Hoy Guadalupe se toma todos los d√≠as el 57 hasta Palermo, con su bolso cargado de sue√Īos y la alegr√≠a de poder hacer lo que ama. Durante un tiempo camin√≥ unas quince cuadras desde Avenida Cabildo hasta el predio de River en la Avenida Lugones, para ahorrarse unos mangos. Hoy toma un colectivo que la deja m√°s cerca, gracias al apoyo del Municipio de Luj√°n que le permite reducir algunos de los gastos.

Humilde, a veces t√≠mida, graciosa y ocurrente. Guadalupe tambi√©n se destaca en sus estudios, donde pudo construir un buen grupo junto a sus compa√Īeros, que tambi√©n la apoyan en su camino. Si bien muchas veces tiene que retirarse antes del colegio, tiene muy en claro que debe terminar la escuela:

‚Äē¬ŅC√≥mo ves el rol de la educaci√≥n en los m√°s j√≥venes?

‚ÄēCreo que la educaci√≥n es muy importante para poder construir un futuro. Mi viejo siempre me dej√≥ faltar a la escuela o irme antes para poder entrenar, pero me dej√≥ en claro que la escuela la tengo que terminar. No se trata solo de estudiar, sino tambi√©n de ir construyendo valores que despu√©s nos van a acompa√Īar en la vida. Poder formarnos nos ayuda a progresar, a crecer como sociedad. Como juventud necesitamos tener valores claros y concretos y una visi√≥n de futuro. Creo que en la educaci√≥n est√° la respuesta a esto.

Con un camino largo por delante, la piba de River sabe lo que quiere: “El f√ļtbol para m√≠ es alegr√≠a, es familia. A m√≠ me representa y es lo que amo hacer. Mi familia es re importante en todo este proceso, porque siempre est√° ah√≠, acompa√Ī√°ndome. Me siguen a todos lados y me ayudan un mont√≥n‚ÄĚ, destaca sobre el acompa√Īamiento de Gabriel y su hermano.

Entre sus metas, sin dudas que hay una que se destaca: “Me gustar√≠a poder llegar a jugar en la primera de River, pero mi sue√Īo es poder jugar en la Selecci√≥n Argentina”.

√öltimas noticias

“Est√° resurgiendo el odio, hay que¬†enfrentarlo con las herramientas que nos da la democracia”

En el d√≠a internacional de los derechos humanos y a 40 a√Īos de la recuperaci√≥n de la democracia en Argentina, se realiz√≥ un nuevo acto en la Plazoleta de la Avenida Pelegrini. Las nuevas derechas y el negacionismo fueron los puntos centrales del encuentro.

M√°s noticias en Ladran Sancho

“Est√° resurgiendo el odio, hay que¬†enfrentarlo con las herramientas que nos da la democracia”

En el d√≠a internacional de los derechos humanos y a 40 a√Īos de la recuperaci√≥n de la democracia en Argentina, se realiz√≥ un nuevo acto en la Plazoleta de la Avenida Pelegrini. Las nuevas derechas y el negacionismo fueron los puntos centrales del encuentro.

J√°uregui fue sede del 36¬į Encuentro de la Uni√≥n de Asambleas de Comunidades

Con la participación de organizaciones de todo el país, se reunieron durante el fin de semana en el Campo Escuela Villa Flandria. Trabajaron en comisiones sobre problemáticas puntuales de todo el país, mientras que también se puso el foco en lo local, con el basural y la termoeléctrica como disparadores.

Una lanza en contra de los prejuicios: “Todos tendr√≠amos que poder hacer lo que nos gusta”

Malena Córdoba Isacchi se destaca en el lanzamiento de jabalina y se prepara para un 2024 con muchos objetivos, en lo deportivo y en su vida. En una nueva edición de La Juventud Está Perdida, el suplemento de Ladran Sancho, destaca el trabajo colectivo, el rol de la mujer en el deporte y la importancia de la salud mental en la juventud.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad

y participá todos los meses por regalos, entradas, consumiciones y descuentos.

 

Elegí el monto de tu aporte, ingresá los datos y listo!