6.7 C
Luján
viernes, 7 mayo 2021

Fuertes y Valientes

Desde el año 2018, les integrantes del taller Vientos de libertad siguen escribiendo. Cuáles son los proyectos que les impulsan en tiempos pandémicos. 

Las palabras abren un camino para reinventar otras formas de vivir. Esa frase, bien podría comenzar a definir al taller de escritura que hace tres años coordina Mara Vanesche en Vientos de Libertad, una asociación sin fines de lucro que impulsa la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). Ahí, en la inmensa casa ubicada en Lezica y Torrezuri, quince pibas y un pibe comparten sus alegrías, sus bemoles y sus luchas frente al consumo problemático de drogas.

Mara cuenta que, al principio, su rol era dar talleres sobre temas como la diversidad y la no violencia. Llegó con esa información y las pibas se aburrían. “Un día les compartí una canción de Anita Tijoux y les dije ‘hablemos sobre qué dice la letra y escribamos sobre eso’. Y se re engancharon. Preferían escribir poesía antes que hablar de teoría. Así nació este taller”.

La actividad comienza con un párrafo titulado “Infancia no es destino”, que funciona como disparador. En el refugio del taller, la escritura es compartida de forma respetuosa, sin ningún tipo de juicios ni de interrupciones. “Lo que cada une tiene para contar, sea lo que sea, está conectado con un todo y es algo muy valioso”, nos dice con mucha tranquilidad Benjamín, el único pibe entre las pibas.

Guillermina se autodefine “trabajadora emocional”. Le encanta escribir y quiere mejorar día a día. Al principio no le gustaban sus textos; ahora le gustan todos y a sus compañeres también. Se anima a vencer las inseguridades para esgrimir versos que cuentan su historia. «Esto no pasa por decir “Ahora soy poeta”, y me las doy de eso. Por hacerme la reencarnación de Rimbaud o Borges. Pasa por laburar tus cosas, por revolver ahí… por sanar».

A pesar de la Pandemia, los proyectos en la casa no se han frenado. La gente del taller sale al aire todos los miércoles a las 18:00 por la radio online Voces, con el programa Libres y Valientes. El mismo programa sale los martes a las 14:00 y los sábados a las 10:00, en la radio de la UNLu.

“Esto es una casa comunitaria que todo el tiempo va cambiando; las pibas van cambiando y los proyectos también. Durante el 2019 tuvimos una revista popular, Historias y verdades. Hicimos un montón de presentaciones, fuimos a Capital a leer, a mostrar esa revista y nuestros cortos. También creamos fanzines individuales y antologías. Ahora nos gustaría trabajar más lo audiovisual y publicar un libro posta, con una editorial”, dice Mara entusiasmada.

El año pasado, en plena pandemia, en Vientos trabajaron con videos. Todo comenzó de una manera muy espontánea; un día ellas escribían y Mara les preguntó si no les molestaría que las filme. Así es como nacieron pequeñas piezas audiovisuales, donde ellas le ponen el cuerpo a sus escritos.

Actualmente, cuentan con una biblioteca en construcción y se aceptan donaciones. Cada libro es elegido de forma consciente y amorosa, pensándolo como un verdadero aporte al proceso del taller. Se ven autores como Silvia Federici, Alejandra Pizarnik, Juan Solá, Lorena Pronsky, Cecilia Solá, Mariana Enríquez y Camila Sosa Villada, entre otres.

“Aquí aprendí que me gusta leer. Tengo una preferencia por las historias que me dicen algo”,  expresa Evelyn. Al principio, llegó al taller con una coraza encima. “Es un proceso lento, darte cuenta que vos estás herida y por eso lastimás al otre. Pero a medida que esa armadura se va aflojando, suceden cosas”.

Vanesa, en cambio, se vincula con las letras desde siempre. “Cuando era más chica ya escribía. Pero antes del taller, yo usaba mucho consumo para eso. Ahora por fin puedo escribir sobria, con lucidez. Descubrí que en este estado surgen otras cosas; cosas que me hacían daño y que el consumo tapaba. Escribo sobre eso y también sobre situaciones más bellas”.

La actividad conjunta genera terreno para revolver y desenredar vivencias, pero también –y sobre todo– para arribar a la certeza de que otro modo de vida es posible. Mara utiliza la palabra historizar para hablar del ejercicio de narrar lo propio desde una posición renovada, valiente.

“Yo llegué hace poco, y comencé este proceso después de prostituirme muchos años para poder consumir. Lo que me pasa ahora es que necesito parar: no quiero quedarme torcida, no quiero volver en cana. Cada día es una batalla, pero aquí estoy”, dice Daniela después de compartir un texto escrito por ella.

En el encuentro con la escritura de ficción, se pone en juego la construcción de una postura subjetiva frente al mundo. Este encuentro, con Mara como tallerista, produce verdaderas «revoluciones cotidianas» en la vida de estas personas.

Las palabras abren un camino para reinventar otras formas de vivir. Antes de que soplaran Vientos de Libertad en sus vidas, quizás las palabras habían faltado, habían herido o no fueron suficientes… Hoy, a cada momento, nuevos caminos se están creando.

N. del A. Aquellas personas interesadas en colaborar en los proyectos o en donar libros para las biblioteca de Vientos de Libertad, pueden escribir al Instagram del taller, @poesiadelibertad o a la autora de esta nota.

Lo más leído en Ladran Sancho

La vida de las plantas

En el año 2020, la bióloga María del Valle Lazcóz tuvo una idea: compartir sus conocimientos sobre las plantas en uno de los lugares más prolíficos en especies de flora y fauna en Luján: la Plaza Colón.

Lo más leído en Ladran Sancho

La vida de las plantas

En el año 2020, la bióloga María del Valle Lazcóz tuvo una idea: compartir sus conocimientos sobre las plantas en uno de los lugares más prolíficos en especies de flora y fauna en Luján: la Plaza Colón.

Una mirada colectiva del trabajo

El mundo del trabajo es tan plural como miradas existen, es por eso que abrimos este espacio junto con fotógrafes amigues para construir una mirada colectiva de los y las trabajadoras en nuestro día.

Ocio Programado. Capítulo 3

Ladran Sancho abre una nueva puerta a la combinación entre artistas locales cada domingo de ocio programado. Agustina y la noche, hasta el amanecer; junto a los acetatos desparramando colores de Lucía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.