Foto de archivo: Victoria Nordenstahl

Otra vez el basural complica a vecinos de barrios cercanos al predio del San Pedro. El hartazgo motivó una nueva denuncia contra el municipio por parte de concejales de la oposición.

Para los barrios cercanos que sufren en forma directa la contaminación ambiental, el basural es una pesadilla que aún mantiene lejos un final positivo para la comunidad. El domingo las llamas volvieron a encenderse con mayor intensidad y vecinos nuevamente accionaron contra la municipalidad.

La problemática sumó un nuevo capítulo el fin de semana pasado cuando el basural a cielo abierto volvió a arder. Vecinos y vecinas de los barrios linderos exigieron que el municipio se ocupe de mantener apagada la basura que arde en el predio del barrio San Pedro, sin embargo no lograron sofocar el fuego.

Ahora, las llamas reavivaron y en el contexto de una comunidad con hartazgo, concejales presentaron una nueva denuncia contra el municipio ante la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos contra el Medio Ambiente (UFIMA).

Con el patrocinio legal del Doctor Braian Vega, las y los ediles suscribieron el escrito que pide al poder judicial que formule la denuncia penal por la probable comisión de delitos, y que se investigue la misma conforme los hechos relatados y la prueba acompañada. Esta presentación judicial llega al cumplirse un año de la anterior, formulada por vecinos del barrio San Pedro en octubre de 2018, y acompañados por la Doctora Ana Maldonado.

Esta vez, concejales de la oposición afirmaron que la situación de frecuentes incendios perjudica en dos consecuencias: «Por un lado al provocarse incendios intencionales de los residuos existentes, se vuelca sobre los canales de tránsito vehicular una cierta cantidad de humo que hace imposible la visibilidad y por consiguiente resulta sumamente peligroso. En segundo término, al encontrarse el basural en las inmediaciones de un barrio residencial, se producen múltiples enfermedades para las personas que allí habitan (en su mayoría niños)».

Por otro lado, argumentaron que se violan convenios y normas internacionales, nacionales y provinciales. En el caso de la legislación local hicieron mención al convenio firmado en 1995 entre el CEAMSE y la Municipalidad de Luján sobre la disposición final de residuos y la ordenanza 3661 que dispone el “inmediato cierre del basural municipal y la correspondiente parquización del predio donde está ubicado».

Así, la gestión de Oscar Luciani suma una nueva denuncia en el ocaso de su mandato mientras continúa ardiendo el basural a cielo abierto más grande de la provincia de Buenos Aires.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí