Empresariado local, sindicalistas, obreros y dirigentes políticos iniciaron la conformación de un frente con la intención de poner en la agenda política los ejes vinculados al trabajo y la producción dentro del peronismo. “La alianza entre obreros y empresarios pyme es el gen que hizo nacer nuestra propuesta”, expusieron.

El 2019 aparece en el horizonte político y los armados de cara a las próximas elecciones comienzan a ponerse en movimiento. En este contexto, diversos sectores del ámbito productivo concretaron alianzas con parte del sindicalismo local donde se cristalizó aquél incipiente acercamiento que se había dado en la histórica movilización llevada adelante por obreros y empresarios en defensa de la industria textil frente a la municipalidad de Luján.

El punto no fue casual, sino más bien resultaron los primeros pasos de un eje a problematizar: la relación producción-trabajo y la potencialidad como organizador de la sociedad. Así, el andar común del laburante y el empresario intentaría ser la superación política para contrarrestar el desarme industrial que lleva adelante Cambiemos.

Los textiles Marco Meloni y Rodolfo Bianchi, el industrial Marcelo Barbani -por el lado pyme-; los gremios como la AOT, SMATA, UPCN, ATILRA y dirigentes como Javier Legorburu son algunos de los actores que protagonizan la creación del Frente Social y Productivo, con la intención de dialogar –tal lo expone Legorburu- con “todos los sectores del amplio peronismo”. Uno de los momentos que aglutinaron a algunas personalidades del sector fue en la visita del diputado Agustín Rossi, semanas atrás cuando recorrieron el Parque Industrial y siguieron dándole forma a la organización. También coincidieron en la llegada de la ex ministra de Economía Silvina Batakis, otra de las referentes visibles.

Iniciado el primer año del macrismo la política de ataque a la industria nacional fue clara para quienes apuestan al nuevo frente. “En 2016 vimos que los sectores más perjudicados iban a ser las pymes y los sectores productivos de Luján, algo que llevó ese mismo año a la movilización de los textiles. En 2017 insistimos con la presentación de la  emergencia pyme que la pudimos replicar en toda la etapa de la cadena del proceso. Y este eje no era trabajado por otros sectores: hablo de la necesidad de fortalecer la alianza entre trabajadores y empresarios contra una política de gobierno.  Tenemos un tipo de empresarios que viven en el mismo barrio del laburante, no están alejados de la situación. En este eje vemos que la producción, el trabajo y su impacto social deben ser el articulador”, señalaron desde el incipiente Frente.

Ignacio Lopolito –secretario adjunto de la Asociación Obrera Textil- junto al Vasco Legorburu avanzaron en caracterizar el modo en el que están haciéndose presente en la arena política local: “La alternativa se busca, incluso no hablamos de la unidad por la unidad misma: hablamos de la construcción. Porque no es solo una renovación, es un resurgir de la cenizas, de cosas que nacen nuevas porque lo que llegó hasta acá se está cayendo todo y vamos camino al que se vayan todos. Si se puede llegar al poder ya no se va a poder plantear un plan de 100 días, sino uno mucho más rápido y directo debido a cómo está  el presente”.

-Y en lo concreto, ¿qué candidato? Suena bastante el nombre de Rodolfo Bianchi…

Legorburu: -Rodolfo y otros nombres siempre existen. En ese sentido para nosotros tiene que ser algo nuevo: no se puede seguir con Luciani, para los payasos ya pasó el tiempo. Como también pasó el tiempo para el internismo bobo. Así y todo sería irresponsable convocar a un frente con un candidato que impongamos, más bien el candidato tiene que tener la legitimidad del amplio campo nacional y popular; y creemos que eso se tiene que debatir, tanto por parte de los sectores nuevos como de los históricos. Pero todo con un protagonismo de éste sector industrial, del empresariado nacional como siempre quiso el peronismo: el desarrollo del capital nacional.

-¿Obreros y empresarios juntos? ¿Se puede?

Lopolito: -En otros momentos era impensado esta unión que proponemos. Este es el tiempo indicado porque antes empresarios y sindicatos discutíamos mejoras, premios, todo lo que nos haga crecer. Ahora la crisis hace que nos una, por más que siempre estuvimos en veredas diferentes, bueno ahora hay que bajar e ir los dos sectores por la calle porque sin empresas no hay sindicatos, sin sindicatos no hay trabajadores. Ahora, esta unificación, esta construcción tiene un costo, no es fácil lo que estamos haciendo, pero lo logramos poner como eje de discusión.

Legorburu: Si no atendemos la importancia del laburo y solo nos miramos el ombligo no podemos dar un salto cualitativo. Hay sectores que se frenan entre sí, nosotros queremos saltar esos sectores y que avancemos todos juntos. Hay un hartazgo en la gente por las divisiones de los políticos, es una crítica constante la no unidad sólida.

-La idea es la figura del empresario como candidato, pero ¿por qué no aparece el nombre de un obrero si la alianza es entre ambos?

Lopolito: -No decimos que no puede ser un obrero. Los momentos más importantes de la argentina se hicieron con los sectores obreros y estudiantiles. En este caso, hay un apoyo por parte de los trabajadores para los empresarios que se la juegan con los puestos laborales en nuestra ciudad. Es un respeto que se da porque los tiempos cambiaron debido a nuevas discusiones de este tiempo. Tiempo atrás hubo un círculo virtuoso que los mismos obreros entienden. ¡Hoy por hoy se critica que tengas aire acondicionado! En este punto estamos.

Legorburu: -Es que puede ser  y debe ser quien tenga aceptación por todos. Pero en lo concreto nosotros creemos en la conformación de un frente, esa es la salida, con sectores del capital y el trabajo porque con el peronismo solo no alcanza. Debemos tener una base programática, nadie está discutiendo programas y están con políticas netamente de chicanas. Porque vemos empresas que cierran, laburantes que no tienen trabajo y antes con alguna indemnización aguantaban un poco pero ahora ni eso. Entonces de la única  manera que se sale es con mercado interno y producción.

De esta manera y “con las banderas de José Ber Gelbard” (empresario de la Argentina y ministro de Economía durante la tercera presidencia de Juan Domingo Perón) y “Julio Steverlynck” (el belga que en 1928 fundara la empresa textil Algodonera Flandria y dejara su marca en el pueblo de Jáuregui) con su modelo de sociedad definido, el Frente Social y Productivo intentará hacerse lugar en las filas del peronismo local, y más allá también.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre