18.4 C
Luján
30 septiembre 2022

Franco Ortigosa: «Vestir esta camiseta es un orgullo impresionante»

Luego de haber formado parte por primera vez del equipo titular, el pibe de Flandria sueña con afianzarse y mantener la categoría. Surgido de la cantera del club y con apenas un puñado de minutos en primera, es una de las grandes promesas de la institución de Jáuregui.

spot_img

Franco Ortigosa tiene 20 años, es jugador del Club Social y Deportivo Flandria y recientemente, con la llegada de Felipe De la Riva al banco del Canario, disputó su primer partido como titular, en la victoria ante Ferro. Pibe sencillo, perfil bajo, que siempre intenta ayudar a su familia y a sus amigos.

Talentoso, creativo, nació con una pelota bajo el brazo y siempre persiguió sus sueños. Desde muy chiquito llegó al club y hoy ya hace más de diez años que la viene peleando de abajo. En una entrevista con Ladran Sancho, Ortigosa todavía recuerda aquel día donde pisó por primera vez el club: «Mi mamá me llevó a jugar a la escuelita San Luis Gonzaga, jugué ahí dos o tres años y ya después pasé a Flandria, en el segundo año de infantiles».

Familiero, siempre busca apoyarse en su mamá Karina, su papá Juan Pablo y sus hermanas Luana y Joaquina. Además, le gusta compartir buenos momentos entre amigos, quienes también los cataloga como esenciales en su vida. Por las tardes, además de meter alguna rutina extra en el gimnasio, no pierde de vista sus estudios y continúa con el tercer año de Kinesiología, aunque estos últimos meses fueron movidos, con su salto al equipo titular. Es por eso que tuvo que dejar de dedicarle tanto tiempo y se enfocó más en su presente deportivo. «La idea es poder terminar la carrera algún día y recibirme. Ahora hay otras presiones y tengo la mente puesta en el equipo», resalta el pibe.

- Advertisement -

Multifacético, puede cumplir muy bien el rol de doble cinco, de enganche, más recostado por una banda, aunque no siempre fue así. Desde muy chico, su posición fue la de delantero, hasta la llegada del Lobo Montenegro como técnico de la primera. «Siempre jugué de 9. Cuando me subieron a primera, al principio jugaba de 9 con el Lobo, hasta que hubo un tiempo con muchas lesiones de cincos y ahí jugué un amistoso de doble cinco, contra Dálmine, y de ahí quedé jugando de doble cinco, de interno», destaca Orti.

—¿Qué te genera hoy formar parte del plantel profesional, viniendo de la cantera del club?

- Advertisement -

—Para mí es algo muy especial. Lo noté el otro día que jugamos acá de local, con el cariño de la gente. Es un orgullo impresionante vestir esta camiseta y me pone muy contento que la gente banque a los pibes del club.

—¿Es especial compartir cancha con chicos que también fueron compañeros tuyos en las inferiores?

—La verdad que sí. Tengo muchos recuerdos de chico, jugando con Ale (Nalerio), con el Zurdo (Marchio), con Juli (Ford) en inferiores y hoy compartir cancha en primera, es algo único. Es un salto muy importante y algo que veníamos buscando mucho y por lo que trabajamos a diario.

—¿Qué sentiste cuando te enteraste que ibas a ser titular, en el partido con Ferro?

—En la semana ya Felipe me había probado y creo que respondí bien, por eso me terminó poniendo. Eso fue importante, tener días previos para ir mentalizándome, entrando en clima. Después era jugar. Mis compañeros me dieron la tranquilidad, me dijeron que juegue como lo venía haciendo y que si hacía las cosas simples, todo iba a salir bien. Se dio un partido en donde jugamos bien, ayudó el gol rápido y se me fue haciendo más fácil el partido.

—¿Qué te dijeron tus amigos, tu familia, después del partido?

—Me felicitaron un montón, todos estaban muy contentos. Yo igualmente estoy con los pies en la tierra, tratando de tranquilizar a todo el mundo, que hoy Flandria está en un lugar difícil y hay que estar enfocados en poder salvarnos.

—¿Cómo lo vive tu familia?

—Mis viejos lo toman con mucha tranquilidad. Desde muy chico me dijeron que juegue al fútbol para divertirme. No es que tuve esa presión de llegar a primera, de convertirme en un profesional. Ahora, que se me dio de estar en primera, me ayudan mucho pero lo siguen tomando con tranquilidad. Mi familia y mis amigos son lo más importante que tengo.

—¿Cuándo sentís que te cambió la mentalidad y te tomaste el deporte un poco más serio, para lograr dar ese salto?

—Cuando me comunicaron que iba a jugar por primera vez con reserva, ahí me cambió el chip. Yo era muy chico y no es que tenía una proyección a futuro muy grande. A partir de ese momento, mi cabeza cambió y comencé a buscar el salto a primera. Empecé el gimnasio, te empezás a alimentar mejor, entrenás al 110%.

—¿Qué lugar ocupan los técnicos que te formaron en este presente?

—Todos los técnicos que he tenido han sido muy importantes en mi formación, por eso les agradezco muchísimo. Ale Campana, Pedro Nieva, Juampi Viteta, fueron personas importantes en mi crecimiento. También a Damián Marchio, que ha sido una persona muy importante para mí, que me ha dado mucha confianza y estoy muy agradecido, de corazón. Un poco de lo que me está pasando ahora es gracias a ellos.

El pibe Ortigosa, fue partícipe del equipo que logró obtener el título y el ascenso a la Primera Nacional, en 2021. A casi un año del logro obtenido, recuerda ese día y lo que significa haber quedado en la historia del club.

—¿Son consientes, junto a esa camada de pibes, que quedaron en la historia grande del club?

—Hasta el día de hoy me la paso mirando videos del año pasado. Casi siempre el partido con Colegiales. Es una alegría inmensa y un orgullo muy grande haber formado parte de ese grupo, que fue un grupo hermoso. Que haya sido acá de local, con nuestra gente, de la manera que fue. Es algo muy lindo que me va a quedar para siempre.

—¿Qué te acordás de ese día?

—Me acuerdo del festejo, después del gol del Flaco. Terminé colgado del alambre. Fue una locura.

—¿Qué representa Flandria en tu vida?

—Por más que parezca una frase hecha, Flandria es mi segunda casa. Hace diez años que prácticamente vivo en el club. Llegué desde muy chico con mis amigos con la ilusión de jugar, de defender los colores y por suerte se me dio. En mi casa de a poco también todos se hicieron hinchas. Flandria es pasión, es amor, es una gran familia y estoy muy contento de formar parte de ella.

—¿Qué sueños tenés como jugador?

—Obviamente que son muchos, pero yo soy más de mirar a corto plazo. Ya pude debutar, jugar como local con la cancha llena y ahora el sueño que tengo es que Flandria siga en la B Nacional. Más allá de eso, por ahora no estoy pensando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,142SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMAS NOTICIAS

Últimas Noticias

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.