Diversas organizaciones sociales impulsan la necesidad de fomentar la promoción y desarrolló de la producción agroecológica. En Luján existen varias experiencias que reflejan la capacidad de producir de forma sustentable.

La Multisectorial contra el Agronegocio- La 41 viene impulsando en nuestra ciudad políticas agroecológicas que transformen el modelo del agronegocio y se impulse una producción de forma sustentable con el ambiente y bajo relaciones de igualdad y dignidad para los y las productores.

Experiencias hay de sobra en nuestra ciudad, desde campesinos del MTE Rural en Open Door, pasando por la comercializadora Ayni, hasta los campesinos organizados en la Unión de Trabajadores de la Tierra que trabajan en la Colonia 20 de Abril Darío Santillán.

La lucha contra el modelo hegemonía del agro negocio es difícil para las organizaciones sociales y ambientales. Sin embargo, ahora existe una herramienta institucional que deberán poner pese a las demoras del Estado Municipal.

Se trata de la ordenanza que implica la Promoción y Desarrollo de la Producción Agroecológica en Luján. Dicha normativa, fue impulsada por la Multisectorial contra los agronegocios- La 41 allá en el 2017.

La misma busca garantizar la producción, difusión e intercambio de alimentos sanos, sin agrotóxicos, generados de forma sustentable con el ambiente y bajo relaciones de igualdad y dignidad para los y las productores/as.

Además se establece la regulación de procesos de producción, distribución, comercialización y consumo de alimentos saludables, entendiendo estos, como aquellos logrados a partir de considerar en forma interrelacionadas las dimensiones de sostenibilidad ambiental, económica, social y cultural.

Desde la Multisectorial contra el Agronegocio – la 41 expresaron que dicha herramienta institucional es fundamental para «continuar luchando por la consolidación de la producción agroecológica como la única forma posible de producir alimentos. Porque estamos convencidos que los alimentos con venenos no son alimentos, consideramos fundamental tender a la reconversión del modelo del agronegocio que nos envenena y enferma a través del uso sistemático de agrotóxicos, destruye el ambiente en que vivimos y pone en peligro nuestra subsistencia».

Las diferentes organizaciones que impulsaron la ordenanza convocan a participar en la reglamentación de la normativa. Señalando que «la reglamentación debe implicar la participación amplia y mancomunada de todos aquellos sectores de la población que están interesados en el fomento de estas formas de producción y consumo que implican un cambio radical en nuestra calidad de vida».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí