En un comunicado firmado por el Plenario de Trabajadoras del PO señalaron al local bailable Klee por promocionar y llevar adelante un concurso de baile sólo para niñas, donde el rol de los varones era aplaudir para determinar a la ganadora. Además denunciaron al municipio porque «no pone el ojo en estas discotecas».

Según resume la comunicación, el viernes 2 de febrero el boliche local Klee que está dirigido a menores de edad -ya que es un espacio que trabaja con la modalidad matiné-, anunció y promocionó por sus redes sociales un evento identificado como fiesta reggaetón «donde publicaron que habría un concurso y una tablet de premio, pero en ningún momento especifican que era un concurso de baile reggaetón sólo para niñas».

Luego relata que «esa noche el concurso de baile consistió en que las chicas bailen imitando movimientos de twerking y perreo en una tarima o escenario, y el rol de los varones era aplaudirlas, y la que recibía más aplausos era la ganadora, cual exposición de mercancía».

«Pero el dato es que el concurso era organizado por adultos que trabajan en el lugar, no fue un juego de niños. Un adulto llamaba a concursar, y arengaba a aplaudir a los muchachos usando un micrófono», señalaron.

La Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres, define a la violencia simbólica como la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.

En este sentido, el Plenario de Trabajadoras del Partido Obrero denunció que «en Klee están cosificando el cuerpo de las niñas, fomentando la misoginia, la reproducción del machismo y violencia hacia la mujer, como método de control de un sistema capitalista, patriarcal, homofóbico y prostituyente»

Por otro lado manifestaron que «tampoco se prestó atención a lo que muchísimas canciones de reggaetón sostienen como mensaje en sus letras y en sus videoclips, los cuales son reproducidos sin filtro en la pantalla gigante de la discoteca una y otra vez».

En base a esto, también denunciaron al Estado Municipal «quién no pone el ojo en estas discotecas, exigimos el cese inmediato de la reproducción de la violencia entre niños y adolescentes, denunciamos fuertemente a este estado capitalista quien, desde siempre, sigue haciendo el caldo gordo a los empresarios que lucran a costilla del cuerpo de las niñas y adolescentes sexualizando, cosificando y exponiéndolas a situaciones de violencia y vulnerando sus derechos».

Finalmente solicitaron que «los lugares que trabajan con niños tengan personal capacitado, que puedan proteger la integridad de los mismos y de no ser así que no existan. Que la salud mental, física y la autoestima sean protegidos. Que las escuelas cumplan con la ley de educación sexual integral».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre