Foto: Victoria Nordenstahl

Ni brotes verdes ni luz al final del túnel, la industria nacional sigue en picada y trata de sobrevivir con suspensiones a trabajadores y trabajadoras. El efecto de  la crisis automotriz impacta en nuestra ciudad.

Desde los primeros días de julio y durante los próximos tres meses la industria Flex N Gate suspenderá a 120 trabajadores y trabajadoras. La modalidad de suspensión elegida por la empresa será parar los lunes, un día a la semana, la producción y el trabajo administrativo.

Ante esa determinación abonará el 75 por ciento del salario de los días que permanezcan suspendidos. Al ser cuatro lunes del mes, los y las laburantes percibirán a fin de mes un descuento que equipara a un día de trabajo. A diferencia de otras empresas, Flex N Gate decidió suspender tanto al personal operario, que pertenecen a la Unión Obrera Metalúrgica, como a los empleados jerárquicos, nucleados en la Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica de la República Argentina (ASIMRA).

«La suspensión será en julio, agosto, septiembre y octubre. Llegamos a un acuerdo de que no haya despidos en la empresa. La empresa va a estar cerrada estos días, casi no están produciendo, los trabajadores nos cuentan que no hay producción», explicó Miguel Cardozo secretario general de la UOM seccional Luján.

La empresa, de origen estadounidense con 64 instalaciones de fabricación integradas en Estados Unidos, Brasil, China, Argentina, España, Francia, Alemania, México y Canadá, se dedica a la producción de productos en plásticos, metales, iluminación y ensamblajes mecánicos y sistemas para la industria automotriz.

A principios de año, Flex N Gate realizó una inversión millonaria para trasladar su fábrica ubicada en la calle Gamboa y Mitre al Parque Industrial de Villa Flandria, y comenzar a producir para Nissan. Sin embargo, desde abril de 2019, cuando se finalizó las obras para lograr el traspaso, la metalúrgica decidió frenar el traslado definitivo por el costo que implicaba. Además, la fabricante japonesa, debido a la caída de la industria automotriz, frenó los pedidos a la autopartista ubicada en Luján.

Los números siguen sin cerrarle a la industria. En mayo de 2019, el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero) muestra una caída de 6,9 por ciento respecto a igual mes del año 2018. En el acumulado de los primeros cinco meses de 2019 presenta una disminución de 9,8% respecto a igual período de 2018. Mientras que en la uso de la capacidad instalada, tanto la metalmecánica como la industria automotriz fueron los peores sectores: 49,9 por ciento y 36,6 por ciento respectivamente.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí