Con goles de Luciano Pons y Diego Sosa, el canario ganaba 2 a 0 pero a partir de una insólita expulsión de Leonardo Griffo la historia cambió y la «lepra» llegó al empate. Los dirigidos por la dupla Orsi-Gómez aún no pudieron ganar en el torneo de la B Nacional y su futuro comienza a nublarse.

El elenco de Jáuregui estaba jugando un buen partido como local ante Independiente Rivadavia de Mendoza, en lo que era una final por la permanencia. Todo parecía ser fiesta en Jáuregui. En la tarde del domingo Flandria llegó finalmente al gol, y este caso, en dos oportunidades. Todo hacía indicar que la espina iba a ser retirada de los jugadores del «Canario». Pero todo cambió en un segundo.

Leo Griffo descolgó un centro desde la izquierda, en el aire fue tocado por un rival -algo menor- y eso despertó la furia del arquero y capitán del local, que desde el piso le tiró una patada a su rival provocando el desconcierto en los presentes en el Carlos V y una combinación fatal: expulsión y penal para Independiente.

José Mendez lo cambió por gol para descontar 1-2 y luego, en una jugada repleta de rebotes y de fortuna, Alejandro Rébola la metió en el ángulo superior izquierdo para empatar las acciones.

El once inicial del Club Social y Deportivo Flandria en el Carlos V estuvo integrado por Leo Griffo; Andrés Camacho, Diego Sosa, Claudio Pérez, Francisco Martínez; Mariano Puch, Mauro Bellone, Iván Ramírez, Leo Villalbo; Luciano Pons y Sebastián Matos.

El próximo sábado en Mar del Plata, Flandria visitará en el José María Minella a Aldosivi, por la jornada número 8 del certamen de la B Nacional. Será un día histórico ya que es la primera vez que un equipo del CSFD juega un partido oficial en un estadio mundialista.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí