Gracias a la movilización de toda la comunidad educativa que se realizó a la Jefatura Distrital, una de las conquistas inmediatas fue el compromiso de que la Escuela 22 no fusione cursos. Igualmente otros problemas educacionales, aún sin solución, se hacen sentir cada vez más en Luján.

En la movilización convocada por Suteba Luján, de la que participó toda la comunidad educativa, varias escuelas presentaron reclamos dirigidos a la Jefa Distrital, Cecilia Caputo.

Entre los reclamos se encuentran el rechazo al cese de profesores de la Escuela Secundaria Nº1, el repudio al cierre del curso de primer grado de la Escuela Primaria Nº10 y la fusión de los cursos de 4to y 5to grados de la Escuela Primaria Nº22.

En la nota presentada por docentes, directivos, padres y madres de la Escuela Primaria Nº22 sostuvieron que “los niños que concurren a la Escuela Nº22 por vivir lejos del centro tienen oportunidades diferentes al resto y desfavorables por la desidia de otras instituciones”. A lo que sostuvieron que la escuela es la única institución que trabaja eficazmente para revertir esa situación, pero que “esta medida obstruye dicho trabajo”.

La participación de las familias, junto con docentes y directivas evidenció la mejor manera de hacerle frente a los ajustes que se proponen desde la gobernación de María Eugenia Vidal.

En la nota presentada a la Jefatura Regional de Luján, la comunidad educativa le solicitó a Caputo que se postergue la decisión de fusionar los cursos para tener la oportunidad de que en cada aula haya más estudiantes.

Actualmente, el curso de 4to año cuenta con 10 estudiantes, mientras que 5to con 17. La resolución de la Dirección de Educación permite hasta 31 pibes por curso, por lo que la Jefatura había decidió fusionarlos.

La inspectora distrital les comunicó a los padres que reconsiderara la decisión, mientras que pidió que se aumente la matrícula hasta llegar a 15 estudiantes como mínimo por curso. Para ello, la directora de la EP Nº22 explicó que la escuela está en el límite entre Rodríguez y Luján, por lo que cuenta con muchas solicitudes de vecinos rodriguenses. La directora exigió que se respeten los cursos con el fin de garantizarles la matrícula a vecinos de nuestro partido.

Foto: Victoria Nordelstahl

Asimismo, otras escuelas presentaron reclamos. La Escuela Primaria Nº10 expresó a través de una nota su preocupación ante el cierre turno mañana del curso de primer grado. En este sentido, sostuvieron que la medida “afecta a las condiciones de enseñanza y aprendizaje ya que queda un solo curso en el turno tarde con superpoblación (31 estudiantes)”. A lo que agregaron que dos de los niños que asisten poseen necesidades educativas direfentes, quienes asisten con acompañantes.

Igualmente expresaron que se pone en juego la matrícula potencial de la institución. “Al cerrar primer grado turno mañana, al año siguiente no habría matrícula para para abrir segundo grado y sería cerrado”, se explicó, mostrando también su preocupación por la cantidad de docentes que perdieron su laburo.

El último de los reclamos presentados en la movilización del martes 6 de marzo, consistió en el reclamo de docentes de la EEST Nº1 por los ceses de los trabajadores y las trabajadoras tras la aplicación de la resolución nº 159/18. En este sentido, exigieron la derogación de la resolución y pidieron que se cumplan los mecanismos para garantizar los derechos laborales.

Un curioso inicio de clases

En medio de paros, ceses de profesores, y cierre de cursos, el intendente Oscar Luciani dejó inaugurado el día lunes un ciclo lectivo que no parece tomar vuelo. En este agitado comienzo otra escuela que no arrancó fue la Escuela Primaria Nº 9 de Open Door. La institución a la que asisten 678 pibes y pibas tuvo que cerrar sus puertas cuando el pasado jueves se desmoronó la loza que cubre el pozo ciego. Como medida preventiva se cerró el suministro de agua y quedaron inutilizados los baños.

Desde el Consejo Escolar informaron que «no hay gravedad, ni riesgo para los chicos. Se montó un cerco perimetral y un arquitecto evaluará cómo resolver el problema. Se va a afectar dinero del Fondo de Emergencias que llegó en enero».

Mientras tanto la suspensión de clases se debe a que no hay agua, ni baños. De llegar los baños químicos comenzarían las clases mientras se trabaja en el problema de fondo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí