Luego de la media sanción en Diputados las mujeres de la Asamblea Feminista de Luján se subieron al trenazo para volver a copar el Congreso y pedir la legalización del aborto. Ladran Sancho estuvo presente y en esta primera parte te cuenta los detalles del miércoles histórico que recién comienza y que será verde, será ley.

Faltaban pocos minutos para que el tren llegue a la estación de la Universidad Nacional de Luján. Mujeres de todas las edades se acercaron desde diferentes direcciones. Todas identificadas con el color verde.

Párpados, labios, bufandas, pañuelos. Zapatillas, calzas, uñas y carteles. Glitter, labiales, y tintura termporal. Todo tiñó de verde la línea Sarmiento que históricamente supo ser azul. Los colores han tomado tanto significado que transformaron el tren sarmiento en el tren abortero.

La espera fue llenando de ansiedades a todes. Entre saludos y abrazos se copó la parada, que por la constante lluvia aglutinó a decenas de mujeres bajo el pequeño techo de la estación. El tren se hizo visible a lo lejos y se activó el cancionero feminista.

“Si no hay aborto legal, que quilombo que se va a armar/ Basta de patriarcado y que nos digan lo qué hay que hacer/ Aborto libre y gratuito para que decida la mujer” y el clásico “alerta que camina la lucha feminista por América Latina/ se cuidan los machistas, América Latina va a ser toda feminista” encabezaron el ránking de canciones.

El tren llegó a la estación y como en casi ningún momento del viaje se hizo un gran silencio. Desde el último vagón un pequeño espacio en las ventanas dejó entrever una mano que se asomó y empezó a agitar un pañuelo verde. Fue la señal esperada para que la Asamblea Feminista de Luján comenzara a gritar de emoción y darle comienzo al trenazo por el aborto legal, seguro y gratuito.

Compañeras de Mercedes y Jáuregui esperaban a las de Luján. Vagón lleno. Trescientas mujeres juntas por la legalización del aborto. A medida que avanzó el recorrido se sumaron más compañeras de los partidos vecinos, con más verde y más agite. El tren fue una fiesta.

Las adolescentas feministas de Luján también se sumaron al trenazo. Unidas y organizadas volvieron a ser protagonistas de un día histórico. “Somos adolescentas, somos feministas, somos de Luján y hoy vinimos a luchar por el aborto legal en cualquier lugar”.

Cerca del final del camino el silencio volvió a ganar el momento. Una mujer antiderechos subió al tren y comenzó a agredir a las militantes. Sin caer en la provocaciones, hacia el final del vagón se escuchó una voz infantil. “¡Alerta!” gritó una nena de apenas cinco años. La marea verde la siguió.

Al llegar a Once la fiesta aumentó exponencialmente. El encuentro con compañeras de otras partes de la provincia generó una explosión verde en Miserere. En el oeste está el agite, en Congreso la legalización del aborto y la posibilidad de hacer historia.

Fotos: Victoria Nordenstahl

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre