Foto: Julieta Brancatto.

Una materia del Profesorado de Geografía de la UNLu organizó el panel «Propuestas de enseñanza con jóvenes de sectores populares» en el que estudiantes y docentes compartieron experiencias a partir de modalidades de trabajo diferentes. 

Con el objetivo de profundizar la problematización en torno a las estrategias de enseñanza, la materia «Problemáticas socio-educativas de la enseñanza de la geografía en el ámbito educativo», presentó dos experiencias educativas alejadas de las propuestas metodológicas tradicionales en un panel el jueves por la tarde en la sede central de la UNLu.

Una de ellas es el taller de cine de la Secundaria N° 1 de José C. Paz, reconocido por su documental «Negros de Mierda»; la otra, la que lleva adelante la profesora Lucía Gorricho y que recopila en sus libros «Frutillas» y «La geografía del mar». 

El proyecto del taller de cine surgió hace varios años, por iniciativa de un grupo de docentes principiantes, al que llamaron CEIHS – el mismo nombre que recibe el canal de Youtube que aloja más de cincuenta proyectos audiovisuales realizados por estudiantes de secundaria -. En los comienzos, grababan con cámaras prestadas, luego pudieron acceder a equipos usados que costeaban de sus bolsillo. 

Foto: Julieta Brancatto.

En la actualidad, después de acceder a diversos premios y subsidios, lograron comprar equipamientos nuevos y montar estudios de televisión y radio en la escuela. «Hace falta voluntad política y social», manifestó Alberto López Camelo, profesor del taller de cine, señalando la necesidad de un consenso social para poner a la educación como prioridad en nuestro país.     

Negros de mierda es la síntesis de un trabajo colectivo que reflexiona sobre la identidades de les jóvenes de sectores populares, aborda las formas del racismo, la xenofobia y la criminalización que reciben, sobre todo en los medios de comunicación hegemónicos y las contrasta con sus propias voces. El proyecto audiovisual tiene casi 40 mil visualizaciones en Youtube y es tomado por equipos de diversas universidades – entre ellas la UNLu – como material de estudio para sus cátedras.   

Les estudiantes, que disertaron en el panel, explicaron que las propuestas curriculares de la escuela tradicional suelen ser poco atractivas y que sienten la opresión de un sistema educativo que solo pretende adoctrinarles. En ese marco, resaltaron la importancia de un proyecto que los incluye, los invita a la escuela en días y horarios extracurriculares, y genera oportunidades para concretar proyectos valiosos para la comunidad. 

Luego, fue el turno de Lucía Gorricho, docente de geografía de Mar del Plata, «y ahora escritora» dijo, presentando el trabajo de recopilación de experiencias educativas con estudiantes de secundaria de sectores populares, y que responde a la pregunta que muchas veces le hicieron: ¿y vos cómo das clases? 

Foto: Julieta Brancatto.

La historia de Lucía se viralizó hace algunos años, previo a la publicación de su primer libro “Frutillas”, porque puso en jaque ciertos mandatos de la educación tradicional. La entrada de su blog, en el que cuenta su experiencia durante una mesa de examen, pasó de 200 a 300 mil visualizaciones en una semana. Allí, la docente relata que evaluó a una niña que “dijo que no sabía nada”, dos horas después, la estudiante había escrito seis hojas sobre sus conocimientos acerca de la siembra de la frutilla y sobre Bolivia, país del que había migrado su familia. 

Su segundo libro, “La geografía del mar”, también recopila propuestas de trabajo, producciones de estudiantes y reflexiones en torno a la educación popular. La profesora explicó que perfeccionó las consignas de trabajo a partir de las respuestas y las ideas de les estudiantes, valorizando así la construcción colectiva del conocimiento.

«Falta imaginar la escuela ideal», recalcó la docente y propuso el ejercicio de pensar la educación que queremos, para poder comenzar a construirla. 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí