Foto: Julieta Brancatto

Diferentes organizaciones sociales y políticas lograron instalar en la agenda política el crudo momento que se vive a diario en Argentina. Emergencia alimentaria es el nombre que se le puso a la realidad que viven miles de familias. Referentes de comedores y merenderos cuentan la situación en Luján.

La emergencia alimentaria se instaló tras la realización de ollas populares y la movilización de los movimientos populares hacía la 9 de julio en Capital Federal y el pedido de los intendentes bonaerenses hacía la gobernadora María Eugenia Vidal.

Los diputados de los distintos bloques de la oposición lograron unificar un proyecto para declarar la emergencia alimentaria que será presentado este jueves en una sesión especial en la cámara de diputados.

La norma prorroga hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria decretada por el Poder Ejecutivo en 2002, también propone «un incremento de emergencia como mínimo del 50 por ciento de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición».

En números, el incremento del 50 por ciento significa una reasignación de partidas por un total de 8 mil millones ya que el presupuesto destinó 12 mil millones de pesos y otros 4 mil millones de pesos ya fueron reasignados en marzo.

La situación alimentaria en el país es caótica. Un informe presentado por la Defensoría del Pueblo bonaerense junto al Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA) muestra que uno de cada tres chicos en la Provincia tiene serios problemas de alimentación.

Una vecina que para la olla en el barrio Ameghino cuenta que «en el comedor cuesta cada vez más conseguir donaciones. Antes las panaderías donaban algo y ahora casi nada. Los pibes son cada vez más y nos las arreglamos como podemos».

En la misma sintonía, Graciela Cordero del Rinconcito del Padre Varela explicó la situación: «Estamos renegando con la comida. Nos cuenta cada vez más conseguir alimentos para hacer la olla y todos los días son más chicos los que se acercan».

Desde los movimientos populares llamaron a reforzar las partidas de alimentos en comedores y merenderos escolares y comunitarios en todas las provincias del país. Al tiempo que señalaron que «los centros comunitarios que desbordan con una demanda creciente de vecinos desesperados, desde hace más de quince días no reciben elementos básicos como la leche».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí