En el Concejo Deliberante están de campaña y pedalean la nueva ordenanza por el estacionamiento medido con inclusión social. Trabajadores empujan para que sea tratada y concejales aseguran que están ultimando detalles.

La nueva ordenanza para regular el tránsito, retomar la propuesta de generar zonas de estacionamiento medido en el casco urbano y lograr la inclusión social de varias familias que desde hace décadas sostienen a sus familias a partir de cuidar coches está en suspenso.

Fue trabajada desde 2017 con una polémica generada en torno a otro proyecto: el que tenía como socio preferencial al municipio a la Universidad Tecnológica Nacional y que fracasó en medio de polémicas y denuncias.

Desde entonces, hubo varios meses de discusiones entre el sector cooperativo, funcionarios del Ejecutivo local y legisladores. Hasta hace pocas semanas los acuerdos se habían explicitados en torno al borrador que cristalizaba las posiciones de todos los actores, pero al momento de ingresar el proyecto a comisiones y encarar el tratamiento en el HCD todo se empezó a nublar.

Rita Sallaberry (entonces secretaria de gobierno) daba por seguro que el proyecto saldría con acuerdo entre cuidacoches, el Ejecutivo y el Legislativo. Foto: Victoria Nordenstahl

Debía ser tratada a comienzos de junio según se comprometieron desde el legislativo y el ejecutivo. Pero en tiempos de campaña electoral y off de récord se tiran culpas de un lado y de otro para explicar las demoras. Desde la oposición aseguran que el asunto se cocina en la interna que se generó en Cambiemos a partir de la candidatura de Rita Sallaberry.

En medio, laburantes de la zona histórico basilical se cansaron del pedaleo y salieron a reclamar por el proyecto de ordenanza en el que trabajaron. Por eso, esta semana volvieron al Concejo para actualizar el panorama. Se reunieron en la Comisión de Transporte y su presidente se comprometió a continuar trabajando para llegar a la votación.

A Ladran Sancho, el concejal Gabriel Jurina sostuvo que «mantuvimos reuniones con otros concejales y técnicos de la Universidad de La Plata para ajustar detalles que se plantearon relacionados a las tarifas, cobros, lo referido a los frentistas, plazos para la aplicación, etcétera».

Ahora, resta afinar las diferencias y detalles, y agilizar el tratamiento de la ordenanza que aportará un marco regulatorio a la situación de cuidacoches, al sistema de estacionamiento medido y la generación de recursos para el Estado municipal. ¿Los plazos? todo un misterio. Desde la Asociación de Cuidacoches apuran el asunto porque temen caer en la dinámica de los tiempos electorales y que el tratamiento de la ordenanza se siga demorando.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí