La Defensoría de Genero de Luján encabezó un escrache contra Juan Banchero, quien posee varias denuncias por violación. Con el acompañamiento de familiares y amigos de las denunciantes, exigieron “justicia por las pibas”.

La fortaleza del feminismo, el avance en las consignas del movimiento y las repercusiones de la denuncia de Thelma Fardín contra Juan Darthés por violación, motivó a que muchas mujeres se animen a denunciar en la justicia y redes sociales, situaciones de acoso y abuso sufridas en algún momento de sus vidas.

En Luján, el «efecto Thelma» generó un aumento considerable en la cantidad de consultas en la Subdirección de Políticas de Género y en la Comisaría de la Mujer; así como un importante número de denuncias en las redes sociales.

Particularmente la Defensoría de Género tomó varias de ellas, ante la necesidad de las denunciantes y sus familias, de encontrar respuestas donde la justicia y el Estado no se las dieron. En ese contexto, 13 mujeres se acercaron al espacio denunciando abusos por parte de Juan Banchero. De esas trece -según explicaron desde la organización- cuatro radicaron la denuncia en la justicia pero aún no obtuvieron respuestas.

Foto: Victoria Nordenstahl

Ante este panorama, este sábado las familias y amigos de las víctimas, así como la Defensoría de Género, encabezaron un escrache en el lugar de trabajo de Banchero, donde sistemáticamente se dieron los abusos. «Juan Banchero está protegido por sus amigos, su familia y la justicia. Todos son cómplices de este violador. Con una sola denuncia este tipo debería estar preso. Pero no, la justicia revictimiza a las mujeres , no les creen y cubren a tipos como este», expresaron desde la organización.

«La justicia es violadora, los cómplices son violadores. ¿La persona que fue violada tiene que pasar por todo eso para que la justicia le crea? ¿Cómo no van a tener miedo de denunciar?» exclamaron ante las cincuenta personas que se acercaron a acompañar la demanda y visibilización.

Juan Banchero fue denunciado en reiteradas oportunidades y continúa ejerciendo violencia con la mujeres que se acercan a…

Geplaatst door Defensoría Luján – Org op Woensdag 30 januari 2019

«Las compañeras tienen la suerte de estar organizadas, con su familia, sus amigas y sus compañeras de trabajo. Pero no todas tienen esa suerte y lo transitan en silencio, solas y con miedo. Por eso estamos acá, pidiendo justicia. Estamos por todas las mujeres, apoyando todas las causas, por eso nos organizamos, por eso nos movemos», agregaron.

La intervención ganó en emotividad cuando una de las víctimas tomó la palabra, y entre lágrimas expuso la difícil situación por la que atraviesa tanto ella, como las otras mujeres que no pudieron estar presentes «porque tienen miedo y porque esto duele. Duele mucho».

Foto: Victoria Nordenstahl

«Me persigue, me acosa y me amenaza de muerte. Siento terror cuando lo veo. Pedí la perimetral hace una semana y no me la dieron. Ayer tuve que volver a denunciar y mi perimetral todavía no está. Conozco más chicas a las que les pasó lo mismo», expresó en referencia a Banchero.

«Hoy estoy viva y estoy acá por la pibas, así como están todos ustedes por nosotras. Porque no importa quienes somos, no les tengo que mostrar la denuncia. Ustedes me creen» concluyó la joven, desatando el sentido aplauso de los presentes.

El escrache continuó por las calles de la ciudad, donde las vecinas y vecinos que acompañaron a las familias y víctimas, marcharon hacia la Comisaría de la Mujer al canto de «ni una menos. Ni una más, sino hay justicia hay escrache popular».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre