Foto: Julieta Brancatto

Ganan su lugar en ámbitos de tradición masculina donde la representación femenina siempre fue nula, allí comienzan a emerger mujeres dirigentas. Ladran Sancho entrevistó a Ivana Gómez, Nueva vicepresidenta del Club Luján desde las últimas elecciones.

Ivana Gómez llegó al Club Luján como una hincha más. Iba de niña, con su familia, a alentar a su padrino en el equipo masculino. Luego, de adolescente, alentaba a los colores de su ciudad junto con amigas y amigos “iba, compraba mi entrada cuando podía, no pensaba que pagando una cuota todos los meses era un aporte fijo para el club y que lo ayudaba” contó Ivana.

“Primero ayudaba de afuera. Yo estudié diseño gráfico y podía hacer algún flyer. Entonces me ofrecí a través de las redes del club, para colaborar desde mi lugar de hincha” recordó Ivana sobre sus primeros acercamientos a la comisión directiva.

“Soy socia hace más de siete años, cuando me empecé a involucrar. Y se fue dando que empecé a hacer amistades. El chico que estaba encargado de Socios me preguntó si quería ayudarlo y ahí empecé de a poco a colaborar con el club”.

Mariano Peretto “vio lo que yo venía haciendo desde afuera y me invitó a ser parte de la comisión. Y ahí me empecé a meter más, eso fue hace unos cuatro años”. Entre las tareas que realizó en su trayectoria dentro del club, tuvo a cargo la coordinación del fútbol femenino y trabajó en la organización de las elecciones que se realizaron por primera vez en muchos años.

Foto: Julieta Brancatto

En el año 2015 fue sancionada la Ley 27.202, también llamada Ley del Deporte, donde se establece que las listas deben tener entre les candidates un mínimo de 20% de mujeres y personas entre 18 y 29 años en conjunto. Con lo cual, el cupo puede ser cubierto por varones jóvenes. Según datos de 2019, solo el 7% de los clubes tiene representación femenina en sus comisiones.

La representación de mujeres en la comisión del club sigue siendo baja. Solo otra mujer, ex tesorera, acompaña a Ivana como congénere en el ámbito de la toma de decisiones. “Es importante que se sumen más mujeres, pero más allá del género, creo que debe haber compromiso”.

“Los casos de mujeres son contados” reflexionó Ivana “no hay muchos clubes de fútbol en la zona que tengan mujeres como para armar algo, o al menos por ahora. Por ejemplo, en el grupo de prensa de la división somos veinte y solo hay cinco mujeres”.

Desarmar mandatos patriarcales para construir nuevos consensos sociales y culturales es una tarea que muchas mujeres y disidencias se han puesto al hombro en todos los ámbitos. Es el caso de mujeres organizadas en los clubes de fútbol, que piensan política para erradicar la violencia de género e incrementar la representatividad en uno de los ambientes más machistas de la sociedad argentina.

Algunas de ellas lograron conformar comisiones de género que trabajan la problemática dentro de los clubes. Otras, se encuentran en la organización MACFUT (Mujeres Asociadas a Clubes de Fútbol) y llevan adelante campañas para la erradicación de la violencia en el fútbol. #PasiónSíViolenciaNo es un ejemplo. “Nos distinguen los colores, nos une la pasión” expresan desde sus redes.

Archivo Ladran Sancho. Foto: Julieta Brancatto

Como institución educativa informal los clubes deportivos tienen la responsabilidad de formar para la igualdad, el respeto y la tolerancia. Tienen también la posibilidad de llegar a niñes y adolescentes a través del juego para romper con mandatos de género, roles diferenciales y estereotipos.

El club Luján da sus primeros pasos en este sentido con la segunda clínica de fútbol mixto en barrios de Luján. “El psicólogo, con el coordinador y algunos profes fueron al barrio Padre Varela. Está buenísimo que sea mixto y llevar al barrio algo que les puede llegar a gustar y pueden aprender” explicó Ivana.

El fútbol femenino atraviesa un momento histórico muy importante en relación a la ampliación de derechos para mujeres y disidencias, a partir de los primeros contratos profesionales en los clubes grandes de la AFA. Sin embargo, lo que está sucediendo en la primera categoría, aún no vivencia en los clubes del ascenso, donde la falta de recursos económicos representa un obstáculo difícil de sortear.

El equipo femenino de Luján, que hoy compite en la categoría B de AFA, viene remando la situación económica a pulmón y con mucho esfuerzo. “La situación económica no está bien, para el club está muy complicado. El fútbol femenino ahora tiene técnico, pero estuvimos un montón de tiempo buscando, porque la realidad es que no tenemos dinero”.

El equipo está a la búsqueda de sponsors para la camiseta de juego y carteles en la cancha del predio San Emilio, para afrontar los gastos de adhesión al torneo, habilitación de la cancha, viáticos, vestimenta y salarios del equipo técnico, quienes actualmente trabajan ad honorem.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí