El «Tetazo» del martes 7 convocado en repudio a la censura que sufrieron tres mujeres que hacían topless en Necochea. Sobre el tema dialogamos con integrantes de la Defensoría de Género de Luján.

Al aire de Ladran Sancho, Natalia Perez de la Defensoría de Género de Luján y Paula Torillo, representante de la Zona Norte, sostuvieron que «las víctimas llegan a nosotras cuando están en una situación extrema». Sobre la acción policial frente a las denuncias y el marco del «Tetazo» en el Obelisco indicaron que «cuando dos mujeres estaban mostrando sus tetas, llegaron gran cantidad de efectivos y cuando nosotras denunciamos algún caso de violencia, la policía nos ha llegado a decir cosas como que había mucho barro y no podían entrar, o que no contaban con móviles en ese momento».

En cuando al accionar de la Defensoría en Lujan son recurrentes las complicaciones con la forma de proceder de la policía, la gestión ineficiente de los aparatos del Estado y la ausencia de las instituciones, donde es necesario que la Comisaría de la Mujer y la Fiscalía determinen que una mujer esta en riesgo para que la justicia proceda. Destacaron que existen muchas trabas burocráticas, que a veces no se toman las denuncias, las minimizan o reciben contradenuncias de los violentos. «Es el Estado el que re-victimiza, porque privatiza el dolor de la mujer. Primero las golpean en sus casas y luego, afuera, las golpean las instituciones» sostuvo Natalia Perez.

Ademas aclaró que: «No todos los hechos violentos terminan en femicidio, pero hay un montón de alertas que hay que tener en cuenta. Siempre hay un indicador, sobre todo en la violencia psicológica que si persiste en el tiempo, en el 90% de los casos termina en un golpe. Esto es algo que de alguna manera u otra nos pasa a todas, la lucha no es personal, es política, es por eso que hacemos estos escraches, para visibilizar la violencia».

El 8 de marzo se realizará un Paro Internacional de Mujeres con la intención de mostrar la inequidad, la injusticia y la violencia sufrida por las mujeres de todo el mundo.

La red de Defensorías de Género tiene sedes en varias zonas de la Provincia de Buenos Aires, incluyendo a nuestra ciudad. Con representantes en Pilar, Malvinas Argentinas, Escobar, San Isidro, Moreno, La Matanza, Lomas de Zamora, Ezeiza y Villa Fiorito, estas organizaciones se encargan de denunciar situaciones de violencia contra las mujeres, y de exponer a quien la ejerce, cuando el Estado «no se hace cargo de lo que le corresponde». Esto siempre y cuando exista un paso previo en la justicia, una denuncia realizada. 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí