En su día, dos historias de arbitraje

Memoria, anécdotas y reflexiones en la voz de Alberto Barrientos, ex arbitro internacional y Belén Vivas, actual árbitra de General Rodríguez.

En el día del árbitro y árbitra de fútbol, Ladran Sancho trae testimonios de los y las encargadas de impartir justicia dentro de la cancha. Aunque los orígenes del festejo no están muy claros, se estima que la primera vez que hubo un juez en un partido coincidió con un 11 de octubre. Por eso los árbitros de fútbol de todo el planeta celebran su día en esta fecha.

Alberto Barrientos es un ex árbitro internacional, quien supo ejercer durante 20 años como asistente en AFA y 10 a nivel mundial. Actualmente, lleva adelante junto al Municipio de General Rodríguez y la A.F.I.G.R.O. (Asociación de Fútbol Infantil de General Rodríguez), la capacitación para que jóvenes se conviertan en árbitros profesionales.

Junto a Alejandro Derevnin, ex árbitro Nacional B, y Sergio Ramos, árbitro de la Asociación Argentina de Árbitros, forman a chicos y chicas que sueñan con seguir la carrera de arbitraje. De su escuela, son designados los jueces que dirigen en los torneos de A.C.I.F.O., en el fútbol infantil y juvenil de nuestra ciudad.

En diálogo con Ladran Sancho, Barrientos comentó que «me di cuenta que a nivel amateur hacían falta árbitros, porque muchas veces había gente que se metía en las ligas pero no tenían la suficiente capacitación. Con esa idea, empezamos a formarlos. Tratamos de darles todas las herramientas para que cumplan un buen papel dentro del campo de juego».

Entre uno de los partidos que lo marcaron, a lo largo de su carrera, aparece un encuentro internacional entre Brasil y Uruguay por eliminatorias sudamericanas, rumbo al mundial de Alemania 2006, en donde terminaron igualando 3 a 3: «Fue un partido increíble, hizo dos goles Forlán para Uruguay y fue una sensación bárbara. Otro fue en Estadio Azteca, un México Estados Unidos con Javier Castrilli. Con él después fuimos a la Copa Confederaciones a Arabia Saudita».

Amados y odiados: El 11 de abril de 1999 Alberto Barrientos fue alcanzado por una piedra que vino desde la tribuna en el clásico santafesino Colón-Unión.

Barrientos fue el línea del famoso partido entre Vélez y Boca, en el campeonato Clausura 1996, donde el Fortín derrotó a Boca por 5 a 1, en un encuentro donde Castrilli expulsó a cuatro jugadores del Xeneixe, incluido a Diego Maradona. En ese encuentro, Barrientos convalidó un dudoso gol de Vélez, para empatar transitoriamente el partido: «Ese partido me dejó un sabor agridulce. Hubo un antes y un después en mi carrera y pasé a ser el asistente más odiado por los hinchas de Boca», recuerda.

Entre los grandes jugadores con los que le tocó compartir cancha, sin dudas hubo uno que más lo sorprendió: «El que me sorprendió por la alegría que irradiaba en la cancha fue Ronaldinho. Recuerdo que le regaló los botines a Baldasi, porque se los había prometido. El tipo es un genio. También el haber tenido la suerte se haber dirigido en varias oportunidades a Diego es algo que me queda para toda la vida».

Dentro de la cancha también se disputa sentido

En marzo de este año, el fútbol sudamericano dio un paso histórico hacia la igualdad de géneros en la cancha, cuando, por primera vez, un partido de la Copa Libertadores masculina estuvo a cargo de un equipo arbitral íntegramente conformado por mujeres. 

Aunque a nivel estadístico el arbitraje sigue siendo un trabajo desarrollado casi exclusivamente por varones, en todo el mundo se conocen experiencias de mujeres poniendo el cuerpo a su pasión y abriéndose camino en uno de los ámbitos más machistas de nuestra cultura. 

Belén Vivas estudio en la escuela de árbitros que lleva adelante Alberto Barrientos. Foto: Julieta Brancatto.

Es el caso de Belén Vivas, de General Rodríguez, que hace cuatro años trabaja como árbitra en distintas ligas, entre ellas en A.C.I.F.O. “Es muy difícil para una mujer involucrarse en el fútbol” evaluó, en conversación con Ladran Sancho “Cuando empecé con el arbitraje fui muy apoyada por algunas personas, pero por la mayoría no fui apoyada”. 

La presencia de mujeres en equipos de arbitraje en el fútbol masculino nunca pasa desapercibida. En el mejor de los casos, los comentarios más sutiles son del tipo “uh, viene una mina a dirigir”, en tono de sorpresa, «todavía no se hacen a la idea de que una mujer puede tomar el timón de la jornada” explicó Belén, sobre lo que le toca experimentar cada fin de semana. 

Dentro de la cancha también se disputa sentido. A Belén le toca ocupar ese espacio en un momento difícil, la violencia en el fútbol continúa siendo la norma. “El machismo está muy a flor de piel,  tanto en jugadores como en técnicos, incluso de juveniles e infantiles” contó. “Una espera el respeto de los padres de los chicos y de los técnicos, para que los chicos también te respeten, porque hoy en día las mujeres estamos capacitadas para esto y para mucho más”.  

En ese sentido, Belén opina que los técnicos deberían estar capacitados, y de la misma forma lo establece la legislación de la Provincia de Buenos Aires, que promulgó en octubre de 2020 la Ley Micaela para entidades deportivas. “Deben asumir que una mujer puede entrar a dirigir un partido y respetarla no porque seas mujer, sino porque sos el árbitro”.

Más allá de los obstáculos que impone el contexto, Belén cuenta que disfruta y  está muy orgullosa de lo que hace, que en muchas canchas esa violencia machista pudo problematizarse y revertirse,  hasta lograr un espacio de respeto y que sus superiores la acompañan, la ayudan a perfeccionarse y la apoyan. “Si pudiera llegar más lejos lo haría y si no puedo, hasta donde llegué estoy súper feliz. Hasta que mis piernas digan basta voy a seguir”. 

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,058SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.