Foto: Ladran Sancho

El Programa de Coros y Orquestas de la Provincia de Buenos Aires fue vaciado durante los últimos cuatro años. Pese a la desidia estatal, las familias, docentes e integrantes le ponen el hombro y organizan un cierre de año.

El sábado 7 de diciembre a partir de las 15:30 las Orquestas del Barrio Parque Lasa y Ameghino realizaran un cierre de año en el Museo Enrique Udaondo. Este proyecto colectivo durante los últimos años fue vaciado y desfinanciado.

Desde el 2016, el Programa comenzó a sufrir retrasos en cobros que en más de una oportunidad acumularon hasta seis meses. Más tarde pasó de la órbita del Estado nacional al provincial y finalmente a comienzos de este 2019 se conocieron las bajas en varios equipos mientras otros pasaron a planta temporaria o renovaron sus contratos, sin criterios claros.

Durante los últimos meses de este año también surgieron problemas con la modalidad de contratación y el pago de los sueldos. Parte del personal docente de las orquestas sigue sin estar registrado y en planta permanente, y algune de elles no percibió el sueldo de octubre.

Desde su inicio en 2011, el programa que nació para integrar a miles de pibes y pibas del país a las formaciones musicales en centenares de municipios acumula mala tras mala. «El programa atravesó diversos avatares en el desarrollo de las actividades y gestión del mismo, pero podemos ubicar una constante: el valor que tiene para los niños participantes, sus familias y la comunidad en general», sostuvo la Comisión de Familias a través de un comunicado invitando al cierre de año.

Desde la Comisión de Familiares explicaron que «al valor inconmensurable que tiene la educación musical, se le suma lo maravilloso de un proyecto colectivo. En el espacio de las orquestas se generan y promueven relaciones horizontales, colectivas, de compañerismo, solidaridad y crecimiento. Es un espacio de inclusión social».

«Este programa tiene la potencialidad de estar en territorio, construir en comunidad y promover Derechos a nuestros niños, niñas y adolescentes. Hoy, las orquestas necesitan apoyo para seguir y entendemos que la comunidad necesita de las orquestas para enriquecer y sostener el tejido social», concluyeron.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí