El sector textil sigue en caída. En el contexto de cierres, despidos y suspensiones el gobierno nacional y el Ministerio de Provincia anunciaron medidas de cotillón para un sector en crisis. “Son anuncios para los diarios”, aseguró Rodolfo Bianchi, presidente de la Cámara Textil Empresarial.

La situación que atraviesan los trabajadores de la industria textil es verdaderamente crítica. Con  empresas que cierran y otras que suman despidos o suspensión de personal, debido a la falta de ventas ante un mercado en donde ya no se puede competir y casos en la zona que ejemplifican el fracaso de las políticas nacionales para el sector, el Gobierno anunció algunos beneficios que buscan poder incentivar el consumo con promociones y salvar la producción de los últimos meses.

Servicios públicos más caros, quita de subsidios en las boletas de energía, la suba del dólar y las altas tasas de interés, hacen que los productos sufran un recargo y ya no sean competitivos en el mercado interno, pero tampoco para la exportación. Con el objetivo de incentivar el consumo, el Gobierno Nacional anunció una serie de beneficios que prevé aliviar la carga tributaria y mejorar las condiciones de financiamiento, pero de la macroeconomía no se modifica una sola variable de las denunciadas por el sector industrial.

El presidente Maruricio Macri y el Ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica firmaron un decreto para permitir el adelanto del Mínimo No Imponible (MNI) para el cálculo de las alícuotas de aportes patronales.

De esta manera al sector le corresponde aplicar, a partir de diciembre de 2018, un MNI de $12 mil pesos, en vez de 2.400 vigente para este año. Además para el año que viene el monto de MNI se ajustará de acuerdo a la inflación, según lo establecido por la ley N° 27.430.

Rodolfo Bianchi, Presidente de la Cámara Textil, se refirió a los anuncios del Gobierno Nacional y aseguró que “son anuncios para los diarios. Esto ya lo habían anunciado hace un año. En realidad no pasa nada. Como nos tienen acostumbrados son parches chiquitos y nada más que eso. Nosotros necesitamos consumo interno que empiece a funcionar y una economía que empiece a rodar y estamos lejos de eso”.

El presidente de la Cámara Textil sostuvo que en el sector hay una desesperanza muy grande entre los trabajadores, ya que  “no hay nada a corto plazo que nos diga que esto va a mejorar. Esto es muy distinto a 2001, porque cuando se devaluó, al mes estábamos laburando a full, pero ahora los costos están todos dólarizados y no tuvo el mismo efecto. Aparte hay falta de consumo, la gente se cuida más, porque primero tiene que comer”.

La crisis en general para toda la industria argentina con una grave profundización en el sector textil. Según datos del Indec la actividad de la industria manufacturera de septiembre de 2018 presenta una baja de 11,5% respecto al mismo mes del año 2017. Y la utilización de la capacidad instalada en la industria se ubica en el 61,1% en septiembre de 2018. En septiembre, el bloque de productos textiles presenta un nivel de utilización de la capacidad instalada de 49,1%, inferior al registrado en el mismo mes de 2017 (68,3%), debido a la menor actividad en la fabricación de hilados de algodón, tejidos planos y de punto.

Además, hizo referencia a las 62 personas despedidas en Spot Tech y remarcó que “son más de lo mismo. En Estampados Rotativos y en el Parque Industrial también están sacando gente. Esto ya no da para más. Hoy nosotros estaremos trabajando en un 50% en Luján y hay un desánimo total“.

Bianchi fue tajante y sostuvo que los despidos no son en más cantidad porque es toda gente del pueblo y están tratando de encontrarle una solución al asunto: “Si este contexto se hubiese dado en otra ciudad más grande, en donde vos no tenes tanta relación con tu empleado, que hace 20 años que lo conoces, que vas al cumpleaños de 15 de la hija, que te lo cruzas en la carnicería, hubiese sido mucho peor. Estamos bancando a la gente porque somos conocidos, somos todos del pueblo”.

Mes tras mes el sector se reciente. Los datos de octubre de la CAME indican que la producción de las Pymes industriales cayó 5% en octubre frente a igual mes del año pasado. Es el sexto mes consecutivo en que la industria cae.

Otra de las preocupaciones que existe, tiene que ver con el fin de año y el pago de aguinaldos y vacaciones. Sobre esto el empresario aseguró que “se viene un diciembre durísimo, porque tenemos que juntar la plata para pagar aguinaldo y vacaciones y, cuando vengamos, enero y febrero siempre fueron meses muertos. Es una agonía larga, en donde nos venimos desangrando durante todo el año y llegamos hasta acá con la lengua afuera”.

En plena crisis para el sector, el gobierno lanzará la “semana de la moda”, que se desarrollará del 6 al 9 de diciembre y los consumidores podrán comprar en tres cuotas sin interés aprovechando descuentos de hasta un 35% en comercios y bancos.

Los parches aplicados por el macrismo fueron calificados como insuficientes en el sector textil y de marroquineria. A tal punto que es posible que mientras la “semana de la moda” esté en vigencia los sectores PyMEs confluirán en una marcha a Congreso el 6 de diciembre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre