El voto de adultas y adultos mayores

Con un horario especial como medida de prevención sanitaria, adultos y adultas mayores de Luján emiten su voto en estas P.A.S.O. Se espera una participación más baja que en elecciones anteriores. 

Raúl, de 78 años, se acercó temprano al Instituto Mignone para emitir su voto. Primero en la fila, a la espera de que inicien los comicios, contó para Ladran Sancho que con su voto espera “que salga el país adelante”, desde que tuvo la edad correspondiente, “votó toda la vida».   

Adultos y adultas mayores de 70 años representan un 11,7% del padrón electoral en Argentina. A partir de esta edad, el Código Electoral Nacional establece que ya no es obligatorio votar y suele ser la franja etaria de menor participación. 

Este año, además, la particularidad de una elección en pandemia llevó a que el llamado “voto jubilado” tenga menor peso, ya que son quienes corren mayores riesgos ante la posibilidad de contraer Covid-19. 

«Voto porque es importante para todos los argentinos», reflexionó Raúl, mientras dentro del Instituto ultimaban los detalles para dar comienzo a la jornada electoral. Aunque ya no es obligatorio para él, expresó «vengo con el mejor sentimiento, porque tenemos que salir adelante… que estemos bien». 

Para garantizar el acceso al voto en un ámbito cuidado, el protocolo dispuso la prioridad entre las 10:00 y las 12:00, aunque la prioridad se extendió por la buena voluntad de las y los votantes durante lo que va de la mañana. Les viejes de la ciudad concurrieron a votar en estas P.A.S.O, con la ilusión de que, a través de la participación ciudadana y su mensaje en las urnas, las condiciones de vida de este grupo mejoren. 

Ese fue también fue el caso de Irene, jubilada que vive en Pueblo Nuevo, pero que es oriunda de la provincia de Entre Ríos. “Toda la vida me gustó ir a votar, me siento una ciudadana responsable, la edad no me obliga pero me gusta porque soy radical desde la cuna”, expresó. 

La mujer remarcó su incertidumbre sobre la posibilidad de que la calidad de vida de viejas y viejos mejore. “Vamos a ver qué pasa, estamos muy mal en este momento, mucho tiene que ver con la pandemia. Lo que cobramos los jubilados es una miseria”, comentó.   

Además, Irene recordó sus primeras experiencias ejerciendo el sufragio: “Cuando vivía en el campo teníamos que hacer 50 kilómetros en carro, en sulky o lo que se tuviera a mano, hasta el pueblo, a veces bajo la lluvia, donde yo vivía los caminos eran y son de tierra”.  

Después, siempre había festejo “cuando hacían el comité los políticos había una vaquilla con cuero, en Entre Ríos hay gente con haciendas que donaba la vaquilla, principalmente eran todo radichetas”, recordó entre risas, “la pasábamos lindo escuchando a los políticos”.

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,049SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.