Historias de post guerra: un reencuentro necesario para el soldado Adorno

Pedro Adorno combatió en Malvinas y perdió a su amigo Horacio Balvidares, quien murió cuando intentaba salvarle la vida. Años después se reencontró con su madre y ahora dan testimonios para las nuevas generaciones.

2
288
Pedro trabaja como portero en la escuela N°22 José Hernández. Foto: Diego Barbatto.

Este 2 de abril se cumplen 39 años del conflicto de Malvinas, que dejó como saldo 649 argentinos muertos en batalla, 323 soldados que cayeron durante el hundimiento del Ara General Belgrano y 326 en el archipiélago; y cerca de 500 suicidios después de la guerra

Es un día de homenaje y a la vez muy duro para quienes estuvieron en Malvinas entregando su vida por la patria. Es el caso de Pedro Adorno, el lujanense que defendió el Cerro Dos Hermanas junto al regimiento seis, fue herido en su brazo en el Cerro Tumbledown y perdió a su amigo.

Adorno es clase 62 y le tocó ir a Malvinas cuando tenía apenas 19 años. Estuvo haciendo el servicio militar en Mercedes hasta que lo subieron a un avión y lo llevaron a Río Gallegos.

El veterano comentó sus días en las Islas, habló de su adicción al juego y cómo se pudo recuperar, gracias a la ayuda de la directora de la escuela 22 José Hernández, de la que hoy es portero. Adorno rememoró además el día en que la conoció a Amanda «Coca» Calbín, la mamá de Horacio Balvidares, el soldado que le salvó la vida, que según expresó le dio un giro la vida.

-¿Cuándo te enteraste que ibas a Malvinas?

-Hasta que no llegamos a Malvinas no sabíamos a donde íbamos. Nos llevaron a El Palomar, nos subieron en un avión hasta Río Gallegos, ahí nos subieron a un avión más chico y recién ahí supimos que nos llevaban a Malvinas.

-¿Cómo fueron esos primeros días en las Islas?

-Me costó mucho adaptarme. El día que llegamos estuve descargando cosas todo el día. Estuvimos los primeros días en una carpa, a la expectativa. Tenía mucho miedo. En realidad el que te dice que no tuvo miedo es mentira, todos teníamos mucho miedo. De ahí nos llevaron caminando al Cerro Dos Hermanas.

-¿Qué era lo más duro de estar allá?

-Mucho frío, mucho miedo porque uno no sabía que iba a pasar. Yo tenía a la virgencita de Luján en el casco y le decía siempre que iba a volver. La pasamos muy mal.

Pedro pintó su casa con murales referidos a Malvinas. Foto: Diego Barbatto.

La noche del 13 de junio los ingleses bombardearon el Cerro Tumbledown, hirieron al soldado Arturo Pedeuboy, con cuatro disparos en sus piernas y Pedro corrió a ayudarlo. Cuando quiso levantarlo lo alcanzó un disparo en su brazo y cayó. Su amigo, el soldado Horacio Balvidares, lo cargó y lo llevó hasta el pueblo para que reciba la atención médica. Cuando volvía nuevamente al cerro una bomba lo alcanzó y terminó con su vida. De ahí en más Adorno comenta que cargó con una pesada mochila por años, hasta que pudo conocer a la madre de Horacio el año pasado.

-¿Qué recordás del día del bombardeo?

-Yo lo recuerdo mucho. Tuve una pesada mochila durante muchos años. Me costó una vida. Yo vengo de una familia muy humilde. Mi papá era una persona de campo, que no sabía ni leer ni escribir y tenía muchos hermanos. Yo manejaba camiones, antes de hacer el servicio militar, y cuando volví seguí en los camiones pero me aislé de todo.

-¿Y qué fue lo que te hizo dejar atrás esa carga?

-Yo me separé en 2006 y me quedé solo. De ahí se me dio el vicio de ir al bingo y estaba haciendo un desastre con la plata. Un día la directora de la escuela 22; que es como una madre para mí, me habla, me ayuda muchísimo; me dijo que trate de disfrutar de las cosas que me gustaban. Entonces se me dio por empezar a dibujar en mi casa, todo lo que viví en Malvinas. Lo que gastaba en la timba lo gasto en casa, lo disfruto. También en la escuelita, pintando, haciendo murales de Malvinas. Hice un soldado entregando un libro a los chicos y tres cascos, de los tres compañeros míos que los perdí en Malvinas. Horacio, Héctor Guanes y Mingo Rodríguez. Teníamos una amistad bárbara, éramos como hermanos.

-Este vínculo que creaste con los chicos en la escuela, ¿creés que es una forma de que no se olvide lo que pasó en Malvinas?

-Sí, claro. Yo hago todo por la escuela. A veces me tocan tiempos difíciles, pero siempre trato de hacer cosas por la escuela. Yo soy portero de esa escuela, la 22 José Hernández. Creo que es la escuela más malvinizada de Luján.

El encuentro entre doña Coca, la mamá de Horacio, y Pedro. Foto: Diego Barbatto.

El año pasado Pedro conoció a Amanda «Coca» Calbín, la mamá de Horacio Balvidares, el amigo que murió en Malvinas por salvarle la vida. Este encuentro marcó un antes y un después en la vida de Adorno, que hasta el día de hoy sigue en contacto con doña Coca.

-¿Cómo fue el encuentro con la mamá de Horacio?

-Fue impresionante. Estaba tan nervioso que la noche anterior no pude dormir. Cuando la vi me abrazó y me dijo que me quería como a su hijo. Yo le dije si le podía decir mamá. Ahí recién me pude sacar esa mochila. Me dio un giro la vida. Ya no se me da más por ir al bingo, ahora entro a mi casa y tengo una paz bárbara. Ahora continuamente estamos en contacto.

-¿Qué pasó luego de que a vos te hirieron?

-Me llevaron al barco Comandante Irízar y estuve dos días. Después me dejaron en el hospital de Comodoro. Yo era un NN. A mí me habían dado por desaparecido porque no volví con la compañía, te podés imaginar como estaban mis padres. Justo para el día del padre llegan unos policías al hospital preguntando si había alguien de Moreno, de Luján, para ellos poder comunicarse. Yo dije que tenía un hermano que trabajaba en una fábrica textil de Luján, entonces lo llamaron y les avisaron a mis viejos que yo estaba ahí. Creo que fue el mejor regalo de la vida de mis viejos.

-¿Volverías a Malvinas?

-Sí, mi idea es volver. Derramé sangre ahí, ahora me gustaría volver para derramar un poco de lágrimas, sentimientos. Por los compañeros que quedaros, los héroes. Porque los héroes están allá.

-¿Cómo conmemorás el 2 de abril?

-Para mí el 2 de abril es una tortura. Quedaron muchos compañeros allá y sufrimos mucho. Mis amigos quedaron allá.

Publicidad

2 Comentarios

  1. Buenas tardes yo soy Pedro adorno me gustaría corregir lo de serró dos hermanas en serró dos hermanas solo uvo repliegue el único que tiró con morte fue el cabo primero barroso que cubria el repliegue nuestro yo caí el 14 de junio en tumbledown en el ataque final con un disparo en el brazo y fui acompañado con Horacio balvidares asta un puesto sanitario Y después de dejarme a pocos metros pierde la vida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here