Foto: archivo Ladran Sancho

La nueva gestión tiene el primer conflicto con el Sindicato de Trabajadores Municipales que se declaró en alerta. Desde el gobierno aseguran que se renovarán los contratos que vencen el 31 de diciembre.

Antes de que termine el año, la gestión del Frente de Todos tiene el primer roce gremial con el Sindicato de Trabajadores Municipales. Según una nota presentada por el gremio a Leonardo Boto, el reclamo se centra en la no renovación de contratos que vencerán el 31 de diciembre y el retraso de pago de un bono de fin de año.

Aunque el secretario general, Santiago Vera, se mostró cercano a Boto durante la campaña electoral, a poco de asumir comenzaron los reclamos por designaciones y puestos y antes de cumplirse el primer mes del nuevo gobierno, encabeza la primera protesta formal.

La semana anterior, Vera había protagonizado otro conflicto frente a la designación de Julio Garavano como subdirector de Tareas Generales en los Talleres 1 y 2 y presentó una denuncia por amenazas contra el nuevo funcionario.

Además Vera afronta un sumario abierto por las denuncias de violencia de género que realizó la secretaria adjunta del mismo gremio acompañada por organizaciones feministas.

Ahora, los reclamos que lleva adelante en el Sindicato de Trabajadores Municipales se formalizaron en una nota que elevaron al intendente donde exigen un bono especial de fin de año por 5 mil pesos previsto a cobrarse el 27 de diciembre pero que según anticipó Boto se cobrará el 10 enero.

Otro punto que exponen desde el STM en la nota dirigida al jefe comunal solicita la continuidad de varios contratos que vencerían el 31 de diciembre y por los cuales el municipio había notificado el cese pero dio marcha atrás. Según señalaron desde el gobierno, «hay casos en los que se desconocen las funciones que prestan algunos contratados pero por no cometer injusticias se renovarán todos los contratos».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí