Foto: Julieta Brancatto

El ingeniero PRO, Marcelo Gutiérrez, omitió decir que el informe técnico para determinar los posibles lugares para la instalación de la depuradora se lo encargaron a IATASA, una consultora con directivos denunciados junto a Aranguren y Laura Alonso.

Sobre las últimas semanas del año, el secretario de Obras Públicas Marcelo Gutierrez y el director de Planeamiento Urbano, Carlos Patetta apretaron el acelerador en la gestión de una planta depuradora.

Los funcionarios cayeron a la Comisión Ampliada del Concejo Deliberante planteando que según la Dirección Provincial de Agua y Cloacas había pocas posibilidades para su instalación y el camino burocrático para obtener financiamiento desde el presupuesto nacional en 2020 depende de la aprobación local antes del cierre de año y la negociación durante 2019 entre los funcionario locales y nacionales.

La discusión pasa por los terrenos ubicados en las cercanías del Puente Los Huesos, propiedad de Miguens Bemberg y Escanasy, dos empresarios de los más acaudalados del país asociados a Nicolás Caputo en varias firmas. A los millonarios, Gutiérrez les ofrece rezonificar 70 hectáreas para desarrollar un barrio de viviendas bifamiliares a cambio de una porción para montar la depuradora.

A la propuesta de Cambiemos, los concejales opositores le realizaron críticas y al pedir tiempo para estudiar el asunto, desde el oficialismo en bloque los corrieron con dos ejes: el apuro para iniciar las gestiones por financiamiento y la falta de opciones para desarrollar el proyecto.

Pero el estudio realizado por la consultora IATASA, lejos de aclarar el panorama hace crecer las dudas. El informe se realizó en enero y se validó en provincia en marzo pero fue presentado a las corridas en diciembre. ¿Un apuro anticipado?; a su vez, la consultora fue dirigida por funcionarios del PRO denunciados por conflictos de intereses. Vamos por partes.

El consultor PRO, de los dos lados del mostrador

Aunque el secretario de Obras Públicas, Marcelo Gutiérrez omitió nombrar a la consultora y solo se refirió a la Dirección Provincial de Agua y Cloacas de la Provincia, el informe previo para estudiar las posibilidades de instalar una depuradora en Luján se lo encargaron a IATASA.

La consultora que dirigió Jorge Marcolini, el segundo de Aranguren en el Ministerio de Energía, y por la cual el ingeniero acumula denuncias penales y objeciones de la sociedad civil en varias provincias. Durante los últimos tres años se apuntó contra Marcolini por negociaciones incompatibles a ambos lados del mostrador por aquellos casos en los que como subsecretario de Energía Hidroélectrica, tomó decisiones con los argumentos técnicos que aportó su consultora.

Las denuncias se extendieron al ex-uno de Energía, Juan José Aranguren y a la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso. Junto con Marcoloni fueron sobreseídos en la justicia por los conflictos suscitados en las represas hidroeléctricas de Santa Cruz.

Aunque Marcoloni, renunció a IATASA antes de asumir su cargo como sub secretario de Energía Hidroeléctrica, como en tantos casos denunciados no pasaron tres años entre un cargo y otro, para zafar de lo que es considerado como “conflictos de intereses”.

Los denunciantes (entre otros, el senador Pino Solanas) remarcaron que “La misma persona que realizó el informe (Marcolini) en forma privada; ahora, como funcionario público, es el encargado de aprobarlo. Con una mano (privada) realiza el informe y con la otra mano (pública) lo aprueba”.

¿Apuros anticipados?

Los argumentos esgrimidos desde la Secretaría de Obras Públicas de Luján, fueron enfatizados por el bloque de concejales oficialistas en cuanto a la necesidad de aprobar el inicio de las gestiones entre el Estado municipal y el privado, antes de fin de año.

Según el ingeniero Gutierrez cuando fracazaron las negociaciones anteriores golpearon “la puerta del privado” y comenzaron a dialogar. Pero el informe elevado al Concejo Deliberante, entregado por la consultora IATASA están fechados en enero y convalidados por organismos provinciales (DIPAC) en marzo de éste año.

De Yapa

En capítulos anteriores desde Ladran Sancho recorrimos la trama de marcas empresariales que conectan a los dueños de las hectáreas ofrecidas para la instalación de la depuradora a cambio de rezonificaciones y permisos urbanísticos, con Nicolas Caputo.

Miguens Bemberg, Escanasy y Caputo comparten acciones en la mayor generadora privada de energía eléctrica del país, Central Puerto S.A. Decenas y decenas de empresarios de segunda categoría que no rankean en los 30 mejores de la revista Forbes como ellos también invierten en acciones, como es el caso de Marcoloni que se anotó con algunos miles de pesos. Todos los caminos conducen a la guita.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre