mayo 28, 2024
7 C
Luján

El paso de Mugica por Luján: “Por una patria nueva sin miseria ni explotación”

A 50 años de su asesinato, Luján ofrece un escenario importante para recordar la vida y la obra del cura. Peregrinaciones villeras y segundas comuniones, dos iniciativas que surgieron de las barriadas populares.

Señor: yo puedo hacer huelga de hambre y ellos no, porque nadie puede hacer huelga con su propia hambre.

Señor: perdóname por decirles “no sólo de pan vive el hombre” y no luchar con todo para que rescaten su pan.

Meditación en la Villa. Padre Carlos Mugica.

Un día como hoy, 11 de mayo, pero del año 1974 moría, acribillado a balazos, el sacerdote Carlos Mugica. La ráfaga disparada por la Alianza Anticomunista Argentina ponía fin a una vida de servicio junto a los más humildes y al mismo tiempo, daba nacimiento a un símbolo que hoy, a 50 años, se impregna en las barriadas.

Mugica fue protagonista de la gestación de los curas villeros junto a otros como Héctor Botán, Ricardo Ricciardelli, Jorge Goñi o Jorge Vernazza que decidieron vivir en las villas de Capital Federal juntos a las y los más pobres a comienzos de la década del ´60.

- Advertisement -

Para entonces, las barriadas ya tenían algunas iniciativas de organización, sobretodo para resistir los desalojos y pelear mejores condiciones. Los sacerdotes se transformaron rápidamente en voces de alto alcance en los medios de comunicación y a través de acciones coordinadas para sumarse a los reclamos populares. También sumaron a la organización de los barrios promoviendo delegados por pasillos y manzanas. Mugica aportó a este proceso desde la Villa 31 en la que fundó la parroquia Cristo Obrero.

El Padre Carlos Mugica celebra misa junto a otros curas villeros en la Básilica de Luján. Año 1970. Archivo: Revista Semana

Para fines de la década del ´60, Luján ofrece un escenario de visibilización para las demandas populares. Comenzaron a organizarse las peregrinaciones villeras al Santuario Nacional siendo estas unas de las primeras iniciativas que lograba disipar las diferencias entre barrios y reunir a todo el conjunto de familias villeras encolumnadas tras la imagen cabecera de la Virgen de Luján. La primera caminata tuvo lugar un 28 de diciembre de 1969 y al menos por una década continuaron de forma ininterrumpida.

Un acto de fé y de lucha al mismo tiempo se resumía en consignas claras dirigidas a la dictadura autodenominada “Revolución Argentina”. Algunas de ellas fueron “Transformar las villas de emergencia en barrios obreros”; “Por un techo digno para nuestros hijos, por un salario justo y un trabajo humano” y “Por una patria nueva sin miseria ni explotación”.

En la Semana de Mugica que organizaron los curas villeros para recordar al martir, se compartió una anecdota que circula entre generaciones y que surgió del Padre que en una de las primeras peregrinaciones de las Villas a la Basílica de Luján, escuchó que “en una de las plegarias, uno de los villeros dijo: yo le pido a la Mama del Divino Peleador que nos de fuerza para seguir adelante en la lucha”.

Así se difundió la primera peregrinación de las villas de Capital a Luján. Fuente: Archivo Carlos Mugica

Una de las principales propuestas que impulsó desde una Misa en el Santuario de Luján, el Padre Mugica junto a otros curas villeros, tenía que ver con la asignación de fondos para construir viviendas mediante el trabajo de los propios vecinos.

Según recuerda el padre Vernazza – párroco de San Francisco Solano donde asesinaron a Mugica – participó desde la primera peregrinación villera a Luján: “De hecho estas peregrinaciones aumentaron en los villeros los deseos de unirse y constituir lo que luego se denominó el Frente Villero, como también la intención de promover juntos reclamos ante las autoridades”.

- Advertisement -
Peregrinación villera a Luján, 1970. Fuente: Semana Gráfica

La peregrinación villera a Luján se transformó rápidamente en un espacio de encuentro, debate y organización para sacerdotes y laicos sumando también a quienes vivian por fuera de las villas, particularmente jóvenes universitarios de clase media y alta, en pleno proceso de politización.

Aquel grupo de curas villeros impulsó también las Segundas Comuniones en Luján, una confirmación del sacramento que se realizaba en Basílica. Para muchos, fue también otro momento de encuentro para ponerse al día – ya entrada la década del ´70 – sobre secuestros y desapariciones.

Sobre las “Segundas Comuniones en Luján” un fragmento del libro de  Juan Manuel Duarte sobre la vida y el asesinato de Mugica ofrece algunos detalles. Sobre todo un tramo donde el Padre Vernazza discute con “algún descreído con ínfulas de vanguardia que decía piensan hacer la revolución peregrinando a Luján”. 

La respuesta de Mugica y los curas villeros fue que: “para los latinoamericanos, en Dios y la Virgen está la base de la explicación de todo; los otros son prójimos y al sentirse hermanados con ellos es una fiesta (…) Por eso la peregrinación une lo espontáneamente religioso con la fiesta y la peregrinación. Todo lo que lleva a vigorizar ese profundo nucleo cultural acrecienta la unidad del pueblo y su temple para la lucha. De hecho esas peregrinaciones aumentaron en los villeros los deseos de unirse y construir lo que luego se denominó el Frente Villero, como tambien la intención de promover sus reclamos a las autoridades”.

En 1973 se realizó la cuarta tanda de Segundas Comuniones en Luján siendo la primera en democracia y la última de la que participaría en vida el Padre Mugica.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!