El PaleLZK, con flow de barrio

Desde Lezica Family, pasando por las compes y la escena local, hasta la llegada de Samurai y el proyecto Versátil. Una mirada de Pale sobre el rap en las infancias y las adolescencias, el circuito en Luján y en la región, y su futuro.

Es viernes, el año podría ser 2010. Franco y su hermano se sentaron en la compu cuando aún era de día y aunque la casa fue quedando en penumbras a medida que el sol bajaba, no prendieron las luces. Ahora están a oscuras enganchados a la compu,  la pantalla ilumina sus caras y en sus ojos se reflejan unos videos de música que descargaron más temprano. Los estilos varían, algo de todo eso que suena es rap. 

«Aunque esté todo oscuro lo veo todo claro», dirá años más tarde junto al rapero local Rorro en Mexican, hablando de ese Lezica que los vio nacer, crecer y conformar su crew en el barrio. «Me hacía pensar», rescata el Pale de la música que escuchaba con un parlante que tenía su hermano. Por ese entonces miraba y escuchaba todo a lo que podía acceder. 

Franco Ezequiel, Pale, tiene 23 años y proyecta desarrollarse en la producción audiovisual en el ámbito del rap. Foto: Julieta Brancatto.

Descubrir movidas como Lujanderground y las compes en las plazas de la ciudad le voló la cabeza a ese pibe que arrancó a rimar junto a uno o dos amigos. Primero como observador, nutriéndose de todo lo que ahí veía, entendiendo que el mundo del rap no existía solo del otro lado de una pantalla, en México, en Estados Unidos, en Puerto Rico. Después, animándose por la motivación de sus compañeros a poner sus 20 pesos y dar los primeros pasos en las competencias de freestyle; y, donde antes había inseguridad y timidez, aparecieron el flow y los proyectos. 

Varios años de trayectoria lo encuentran craneando su primer álbum, Versátil, con el objetivo de subirse a distintos ritmos y hacerlos suyos. Hace algunos días salió el primer adelanto del disco, Samurai, de corte trapero, tema y video gestados y realizados en tan solo dos semanas de trabajo. Un desafío de Pale adelante y detrás de escena, en equipo con Matías Busseti en el beat y Tina Minervino en la realización del video. 

La estación junto a las vías del sarmiento lo escuchan rimar de local, con el escudo del Lujanero en el pecho, hablándole a los que rapean sobre realidades que no conocen. “Están hablando de disparar pero no pegan un tiro ni en counter strike”, dice en Samurai, poniendo en discusión la representación de Gánster que en algunas ocasiones reproduce el rap. También les replica a quienes reproducen el prejuicio de creer que en la cultura del barrio no hay futuro. Afilado, Pale les contesta con paciencia de guerrero oriental. El lema en la traphouse: nunca abandonar.

La idea de versatilidad que quiere estampar en su álbum es reflejo de él mismo, dice un pibe que labura por la mañana en una cooperativa de limpieza urbana, en un local de celulares por la tarde, hace música siempre que puede y estudia para director técnico de fútbol, rol que desempeña en la categoría más chiquita la escuelita del Lezica. “El deporte y el rap se parecen”, explica, “porque les ofrece algo a los pibes”. 

Esa tarea de educador que realiza en El Lucero se asemeja a su rol como árbitro en las compes de free de pibes más chicos que él, donde intenta no solo ser imparcial ante las rimas, los recursos y la espectacularidad sino que también, junto a otros de experiencia, reflexionar sobre las situaciones de violencia y las agresiones que pueden darse. 

Escucha todo lo que puede: trap, rap, R/b, Drill, cumbia y reggaetón, de todo se nutrió para construir «Versátil». Foto: Julieta Brancatto.

A nivel nacional su referente es ACRU y entre los rapers locales, Pale destaca a Juani, del Juan XXIII. Es el que más le transmite y eso tiene que ver con que crecieron juntos. Del Lejano Oeste lo ceban el mercedino Francisco 37 y Teo de Malvinas. La escena regional no para de crecer y con la Crew del Lezica ya tienen la cabeza en la compe del 2 de octubre, clasificatoria para @giles_freestyle

«El barrio y la calle me han advertido, la plata no compra lo que he vivido», reflexiona el PaleLZK. La barriada en el corazón, como parte de su identidad, y con sus propios sonidos porque el rap en el barrio se ha encontrado con la murga, con la cumbia, con las realidades, con la militancia. En esa mixtura Franco labura, rima y sueña. 

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,049SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.