18.4 C
Luján
30 septiembre 2022

El otro lado de la Misa Por la Paz: vendedores ambulantes y economía popular

Trabajadores de la economía popular se apostaron en la Avenida Nuestra Señora de Luján a la espera de un buen día de trabajo. En esta nota, las historias de quienes persiguen movilizaciones populares para ganarse el sustento de vida.

spot_img

Funcionarios nacionales se llevaron todos los flashes y declaraciones en la Misa por la Paz y la Fraternidad organizada por el gobierno nacional para repudiar el intento de magnicidio de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo, el evento ocurrido el sábado también dejó otras historias, las de aquellos y aquellas que en cada movilización, acto político o festival cultural se las ingenian para ganarse el mango vendiendo comida, pines, remeras o banderas.

Mientras desde el gobierno confirmaban asistentes, la oposición pegaba el faltazo, y se coordinaba los operativos de seguridad, las y los trabajadores de la economía popular se organizaron para decir presente en la Avenida Nuestra Señora de Luján y así hacer unos pesos en medio de una compleja situación económica.

- Advertisement -

Lautaro es de General Rodríguez y vende comida en la calle. En una camioneta carga las parrillas, el carbón y la carne y sigue los diferentes eventos que prometen pasividad y buenas ventas. «Siempre vamos donde hay gente. Nos enteramos por internet, hay algunas páginas donde circula información de movilizaciones, shows y actos políticos», comentó.

Con su parrilla llegó a Luján esperando una gran movilización como la que sucedió en 2018 en la Misa por Paz, Pan y Trabajo convocada por los sindicatos: «Vendimos un montón, pese a la lluvia. Hoy está más complicado por los controles, pero bueno, es algo que pasa. Es así en este rubro».

A la espera de un buen día de laburo, Lautaro comienza a preparar la parrilla a las afueras de la Basílica de Luján. Foto: Mariano Gómez.

La economía popular es caracterizada como el sector que vive de su trabajo pero en condiciones de informalidad y sin un empleador identificado. Y también por el sueño de materializar el acceso al salario social complementario, la cobertura de salud, la protección familiar, la cobertura ART y los aportes jubilatorios.

- Advertisement -

«Hay mucha gente que vivimos de esto, nos generamos nuestro ingreso vendiendo en la calle. Sé qué está la UTEP para organizar a los trabajadores de la economía popular, banco esa apuesta de garantizar derechos», completó Lautaro, antes de comenzar a armar la parrilla.

Otro de los laburantes que dijo presente en la Avenida Nuestra Señora de Luján fue Sergio. Con pasado gastronómico, desde hace cuatro años decidió vender en la calle. Sergio reconoce que no siempre es fácil el laburo por la falta de comprensión de los distintos gobiernos. La Policía de la Ciudad es implacable con los manteros y los vendedores ambulantes y mantiene una política de persecución contra laburantes de la economía popular.

«En Capital no se puede vender, te confiscan la mercadería. Yo me rio porque tengo mil actas labradas por vender en la calle en Capital, me saca fotos la policía como si fuera un delincuente. En Provincia un poco más, dependiendo el lugar», comenta.

Con banderas, gorras y pines, trabajadores de la Economía Popular asistieron a la Misa por la Paz. Foto: Mariano Gómez.

La especialidad de Sergio son las banderas, gorros y remeras. «Hago de todo, sigo muchos eventos masivos. Lo último que hice fue San Luis con los Fundamentalistas y La Renga en Baradero. A veces se gana mucho, a veces poco. Depende la cantidad de gente», explicó el laburante.

La vorágine del trabajo exige tener siempre la mercadería lista de acuerdo al tipo de evento en el que se vaya a vender. «Trabajo con unos vecinos que tienen un emprendimiento familiar. Ellos producen y yo después voy a vender», sostuvo.

La organización del sector es importante y crece a partir de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). En la calle la mayoría se conocen y se respetan: «En general hay camaradería, hay buena onda. Pero también hay que estar atento porque hay de todo. Cuando estás en una cancha puede que te aprete la hinchada si no te conoce».

La economía popular sigue creciendo, por apuesta y convicción de las cooperativas y unidades productivas pero también como alternativa frente al descarte de un sistema que no da respuestas para todos y todas.

Julián Inzaugarat
Julián Inzaugarat
Licenciado en Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires. 26 años. Profesor. Peronista. Hincha de Luján

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,142SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

ÚLTIMAS NOTICIAS

Últimas Noticias

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.