mayo 28, 2024
7 C
Luján

“El otro campo”: productores agroecológicos refuerzan las redes de comercialización en cuarentena

Les productores registran un repunte en sus ventas a la vez que visualizan cambios de hábitos alimenticios en la población durante el aislamiento. Tres productores locales cuentan cómo es el laburo de quienes producen alimentos sanos a un precio justo.

A raíz de lo que después supo que era una infección renal, Eva Lemos pasó algunos días con fiebre hasta atenderse con un médico que la diagnóstico. Previo a ese momento, le surgió el interrogante de qué podía ocurrir en caso de que diera positivo por Covid-19 y debiera quedar quince días aislada, sin poder realizar su trabajo. 

A pesar de que trabaja en conjunto con su marido Eduardo, uno solo no puede cargarse al hombro toda la producción. «Somos dos o tres personas que nos ocupamos de la producción, no contamos con nadie más. En nuestro caso, tenemos cuatrocientas gallinas, cuatro terneros, dos gansos, tres perros y dos gatos». 

Foto: Eva Lemos. Facebook: La Higuera

Eva es parte de un sector de trabajadores agroecológicos autónomos locales que conforman lo que se conoce como economía informal. «No estamos ni en un lado ni en el otro: no somos ni los grandes productores agropecuarios que tienen beneficios estatales ni somos trabajadores en relación de dependencia que tienen beneficios patronales. Hay una desprotección, el paraguas estatal a nosotros no nos cubre», cuenta Eva.

«En el caso de los productores independientes, estamos todos debajo de la línea de pobreza en cuanto a los ingresos netos. La mayoría de los productores agropecuarios no somos propietarios de la tierra porque no somos los grandes terratenientes. Nosotros nos vamos apoyando pero desorganizadamente, unos por allá, otros por acá. ¿Si alguien se enferma, quién te cuida las gallinas? Todas las cosas las hacemos remando y a pulmón», reflexiona.

- Advertisement -
Foto: Eva Lemos. Facebook: La Higuera

Santiago Mercadal vive con su familia en Villa Ruiz, en una casa campo adentro a 5 kilómetros de la ruta. «Cuando llueve no salís», grafica en un tono amable y seguro desde el otro lado de la línea telefónica. 

Tiene un tambo de cabras a partir del cual procesa y produce todos los lácteos derivados de la leche. «Todo lo que se pueda hacer con leche lo hago. Quesos, leche fluída, ricota, dulce de leche. También tengo alrededor de 150 gallinas pastoriles. En el trabajo estoy solo, mi compañera me ayuda pero como tenemos un bebé, yo me encargo de los quehaceres y de realizar toda la producción». 

La situación en cuanto a la producción y comercialización de los productos tuvo cambios a partir de la pandemia del coronavirus. «Veníamos de un año complicado. Por el gobierno anterior bajó mucho el consumo y la gente priorizaba lo barato y rápido por sobre lo más sano. Ahora durante la cuarentena sucede algo loco, que lo veo en todos los productores de la zona, y es que repuntó bastante el comercio para nosotros», explica Mercadal. 

Esto sucede porque durante la cuarentena pusieron a funcionar nuevas metodologías de venta. «Antes nosotros íbamos a ferias o teníamos clientela de boca en boca. Ahora sacamos el permiso para circular, tomamos todos los recaudos que piden y empezamos a hacer repartos a domicilio. Me imagino que este cambio se da porque la gente al estar encerrada, en lugar de comer rápido y mal, come tranquila y bien». 

«Lamentablemente tuvo que pasar esto para que la gente se de cuenta que tiene que comer bien, veo en mis clientes que se están dando cuenta que la alimentación es fundamental. Ahora durante la cuarentena se revirtió todo, con los huevos no doy a basto, los quesos se venden bien, los cabritos ya los vendí todos», explica Santiago.

Foto: Facebook “Mirando al sur”.

Leandro Hernández es apicultor y productor de hongos en Carlos Keen, de una producción chica y familiar que tiene junto a su pareja y un amigo. «En el momento de la cosecha de las colmenas hay otro amigo que nos da una mano. Nos vamos dando una mano unos con otros». 

- Advertisement -

Previo a la cuarentena, una parte de la comercialización de Leandro se sostenía con la gente que venía a hacer turismo a Carlos Keen. El otro bastión de venta era un distribuidor que llevaba los hongos a los restaurantes de la Capital Federal que ahora están cerrados.

«Al principio de la cuarentena se nos puso difícil, y ahora de a poquito nos estamos acomodando, laburando con quienes están haciendo reparto de verduras a domicilio. La gente que estaba acostumbrada a consumir los productos en un restaurante, ahora que tiene más tiempo y que además se hacen ventas a domicilio está consumiendo más de estos productos frescos», detalla.

Foto: Facebook “Mirando al sur”.

Sin intermediarios

La relación directa y sin intermediarios entre los productores locales y los consumidores se reforzó durante la cuarentena. 

Santiago cuenta que es una relación superdirecta: «Para mí, los hábitos van a cambiar de una manera drástica y el consumo se va a sostener de esta manera hasta fin de año. Hace años que pasa con Mastellone, con el gremio de la carne, que nos vienen criminalizando para que se acabe nuestra manera de producir. Ahora de a poquito siento que se va revirtiendo y se vuelve al comercio directo donde le vendes alimentos sanos y a buen precio a algunas familias». 

Por su parte, Leandro Hernández brinda un panorama de la situación actual explicando que si sus productos pasan por un intermediario, estos son siempre otros productores conocidos. «En general, siempre hay un conocimiento previo entre quienes comercializan y quienes compran. Nos compartimos los clientes. Con todo esto de la cuarentena, esa vinculación que viene desde siempre ahora se hizo más fuerte». 

Foto: Eva Lemos Facebook “La Higuera”

En tiempos en donde surgen muchos interrogantes acerca de como será el mundo después del coronavirus, Leandro comparte una reflexión que surge desde la lógica que sostienen quienes llevan adelante las producciones agroecológicas: «Esta situación a todos nos pegó distinto. En mi caso, la estoy viendo como una cuestión positiva porque yo creo que estas redes de comercialización y consumo van a quedar. El concepto del comercio justo es clave para entender que el que reparte se tiene que quedar con una parte pero no con todo. De esta manera, hay que ir discutiendo todo: cómo se produce, cómo se comercializa y cómo se consume».

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!