Los sindicatos siempre fueron estructuras de peso dentro de los armados electorales. Ya sea por recursos, por representatividad, por idoneidad o por convicción política, los gremios han logrado inserción política. Sindicalistas dicen  presente en las listas que acaban de confirmarse.

El avispero político peronista se había agitado durante los últimos meses previo al cierre de listas. La mesa sindical del PJ realizó reuniones con todos los precandidatos para mostrar poder de fuego y exigir una lista única donde los sindicatos tengan un rol preponderante. Sin lograr su objetivo, los representantes gremiales siguieron exigiendo protagonismo y comenzaron a acomodar sus fichas.

La conformación del peronismo en la década del 40 tuvo una máxima a la hora de repartir los cargos electorales: un tercio para el movimiento obrero, un tercio para el Partido Peronista y otro tercio para el Partido Peronista Femenino. Con el paso del tiempo, estas dos últimas vertientes del movimiento fueron perdiendo lugar en manos de «políticos profesionales». En la actualidad, el movimiento feminista ha recogido la bandera y avanzó fuerte reclamando paridad a la hora de ocupar lugares de poder.

Por el lado de la izquierda partidaria, la rosca previa a las elecciones no fue lo que se esperaba. Con gran importancia en el programa de gobierno y con las banderas de defensa de los y las trabajadores, los lugares en las listas no son la clave del armado. La impronta ideológica, siempre garantiza el lugar y la preponderancia de candidatos de origen sindical y del movimiento feminista.

Por los motivos que sean, los sindicalistas siempre han logrado copar las listas a cargos legislativos. Este 2019 no fue la excepción, y varios precandidatos serán de origen gremial.

Frente de Todos

En la interna del Frente de Todos, tras no conseguir la unidad, los gremios peronistas se repartieron en las distintas listas. En la nómina que encabeza el ex concejal Leo Boto la presencia sindical está garantizada: entre los precandidatos a concejales, por el dirigente de la Asociación de Obreros Textiles Ignacio Lopolito (5to lugar), y entre consejeros escolares, por dos integrantes del Movimiento Mayo, la rama política del Suteba: Carla Lencioni, primera y Gastón Balboa, como segundo.

En la lista que encabeza el actual concejal y ex intendente de Luján, Miguel Ángel Prince, se ubican los precandidatos a concejales Felipe Carro, delegado de Smata, Mauricio Duarte, secretario general de la Unión de Molineros y en el octavo lugar, María Claudia Cassano, quién es Secretaria de Género de la seccional Chivilcoy de La Bancaria.

Por último, otro sindicalista lujanense que integra las filas de precandidatos es Mauricio Molinero. El ex responsable de Anses Luján, actualmente se desempeña como secretario general de SECASFPI en la seccional Rodríguez – Luján. Molinero firmó como cuarto precandidato a diputado provincial suplente.

Frente de Izquierda – Unidad

El Frente de Izquierda, caracterizado por protagonizar luchas y reivindicaciones de los y las trabajadores, lleva como precandidata a intendenta a Daniela Cooper. Cooper es docente, e integró la Lista Multicolor en las elecciones de SUTEBA; también fue candidata a secretaria general de la CTA de los Trabajadores. En la lista de concejales, se encuentran Arnoldo Troncoso, ferroviario integrante de la Comisión Ejecutiva de la seccional oeste de la Unión Ferroviaria y también Juan Carlos Cerdeira, delegado del Banco Credicoop en La Bancaria.

Asimismo, el secretario adjunto de la Asociación de Docentes de la Universidad de Luján, Patricio Grande, es precandidato a diputado en la primera sección electoral de la Provincia de Buenos Aires. El docente e investigador ocupa el quinto lugar en la nomina del Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad.

Consenso 2030

Por último, el otro frente local que lleva una precandidata a concejal oriunda del mundo sindical es la nómina encabezada por Marcelo Musso. Gabriela Pino, trabajadora municipal y secretaria adjunta del Sindicato de Trabajadores Municipales de Luján completa el recorrido.

Caja de resonancia

La crisis económica que hoy atraviesa nuestro país y la región arroja problemas y desafíos muchísimos más grandes de lo que se puede resolver desde una banca de concejal o desde una diputación bonaerense. El movimiento obrero debe comenzar a diseñar un programa de gobierno de los trabajadores para los trabajadores en una clara alianza con las pequeñas y medianas empresas que están siendo absorbidas por la concentración económica.

Desde sus bancas las y los laburantes tendrán la posibilidad de visibilizar y amplificar los despidos, suspensiones y los atropellos de las patronales hacia los trabajadores. Esa, en principio, será la tarea.

Fotos: Julieta Brancatto, Victoria Nordenstahl

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí