El gol más lindo del mundo: el Loco Bielsa mandó a Weber a la cancha

0
370

Entrenadores, fútbol y pensadores. Cuando una acción lo cambia todo: Bielsa se dejó hacer un gol y el mundo como tal pareció temblar. Nuestro columnista Esteban Gomez flashó, pensó en Weber y planteó algo más que un 4-4-2. 

Si de algo estamos seguros, es que en esta “modernidad líquida” nada es lo que era. Por un lado se “flexibilizan” los vínculos laborales y afectivos, la ética y la responsabilidad y por otro, se “rigidizan” los imperativos al consumo, al éxito, a ser popular y a la exhibición de una realidad personal muchas veces fingida. Intentaré, seguramente sin éxito, conjugar ideas, saberes y verbos de orígenes y tiempos diferentes y parecidos a la vez.

Max Karl Weber, fue un pibe bastante complejo en su infancia en una Alemania rica en ideas imperiales, filosóficas, musicales, teológicas y políticas, pero con una creciente tensión hacia dentro de Europa, algo que indudablemente se plasmaría en partituras y manifiestos políticos. Marx, Kafka, Tolstoi, Freud, Einstein y Van Gogh integran una pequeña lista de sus contemporáneos europeos. Fue Filósofo, Economista, Historiador, Jurista y quizás uno de los padres de la Sociología moderna.

A riesgo de la síntesis y la economía de caracteres impuesta por el editor y mi escaso conocimiento de la ciencia sociológica, tomaré solo tres elementos del discurso y pensamiento Weberiano: Poder, Tipo Ideal y Ética.

Y BIELSA LO HIZO OTRA VEZ

Pero ¿Y Marcelo Bielsa? ¿Qué hace aquí, entre tantos Gigantes de la Humanidad? Por un acto de la mano invisible del Destino, Max Weber nació en Abril de 1864 y 155 años más tarde un domingo de Abril pero de 2019, Bielsa volvió a poner patas arriba conceptos futbolísticos pero también éticos, sociales y políticos y en una cancha inglesa… believe it or not.

Para los legos en materia futbolera, el equipo del ascenso que dirige, “hace un gol de manera legal pero ilegítima”, a entender del entrenador. Con ese gol aumentaba exponencialmente sus posibilidades de ascenso a la primera división. Al tomar consciencia de esa situación, el Loco manda a dejarse hacer un gol, así el equipo rival empataba el partido.

Y Bielsa lo hizo otra vez. Como Moises frente al mar rojo levanta su vista y divide aguas en la opinión pública mundial.

Para Weber el “Tipo ideal” es un concepto, un instrumento conceptual para comprender los rasgos esenciales de fenómenos sociopolíticos, económicos o culturales. Por ejemplo la Etica o en nuestro caso la noción de “Fair Play” en el deporte. Ya en 1905 se escribía en Londres sobre el “Sportmanship”, una suerte de decálogo ético del rugbier que luego iría transformándose en el “fair play” o “juego limpio” para todos los deportes. Bielsa pone en tensión, en crisis ese tipo ideal y lo hace en acto. Su ayudante de campo declaró esta semana, que esa tarde Marx le susurró al oído del Loco: “El hombre es su praxis no su lexis…”.

El “Poder” es entendido para el amigo alemán, como la posibilidad real de imponer una idea, en relaciones vinculares, afectivas, sociales o grupales. Y Bielsa vuelve a la carga, ejerciendo su poder político-social, imponiendo su idea a su grupo-equipo-plantel, su tipo ideal de Etica: Que el rival nos haga un gol, no por merecimiento ni superioridad técnica, sino por legitimidad ética.

En 1919 Europa estaba en ruinas. Sangraba aun y los millones de muertos de la primer guerra mundial aún estaban tibios. Alemania era humillada salvajemente y el rencor, el odio y la posibilidad de revancha comenzaban a germinar.

Es en ese contexto y quizás sospechando lo que se venia, que aquel hombre maduro de 55 años enuncia, a mi humilde entender, su más trascendente idea. El sujeto que ejerce el poder se debate entre dos corrientes posiblemente antagónicas: “La Ética de sus Convicciones y la Ética de su Responsabilidad”. Weber escribe: “…Son dos máximas de conducta, bajo las cuales un hombre puede actuar en política y ejercer su poder. Ellas lo conducirán a la vocación política o a la vocación de poder…” Entendemos aquí a las Convicciones como principios, valores e ideologías a las cuales un sujeto se “sujeta” y Responsabilidad en cuanto a la conciencia que debemos tener de las consecuencias de cada una de nuestras acciones, sean las de un presidente o las de un mecánico reparándole los frenos a tu auto.

En uno de sus últimos escritos aclara que una u otra ética no se excluyen, pero el sujeto político weberiano necesita “valor, inteligencia y humildad para saber elegir y actuar”. Indudablemente advertía que si en aquella Europa no surgían líderes políticos con aquellas aptitudes, se desataría nuevamente “la locura por el poder”. Y así sucedió.

Propongo en este acto que se exija a cada uno de nuestros políticos, funcionarios y líderes empresariales escuchar o leer a Bielsa una hora por día. Si un líder sindical propuso hace décadas “dejemos de robar por dos años y el país se recupera”, mi humilde propuesta no suena descabellada, ¿verdad?

EL LOCO DEL QUE HABLA EL MUNDO

Aquella tarde Marcelo Bielsa actuó políticamente “Im-pecable”, es decir sin el pecado del cálculo, de la conveniencia o del pragmatismo. Hace coincidir, forzando teorías y curvando el tiempo y el espacio, la ética de sus convicciones como sujeto histórico-cultural y la ética de su responsabilidad no solo como “Mister” de un equipo de fútbol, sino sabiéndose alguien observado, escuchado, criticado y seguido por millones de seres humanos.

Miles de cuentas de twitter, Instagram, páginas de Facebook y canales de youtube levan su nombre. Sus conferencias y videos de charlas a los jugadores se multiplican al infinito mensualmente. Transforma una decisión en un hecho político-social de impacto mundial, aunque silencioso en su génesis.

En nuestra querida “Gaia” casi todos los diarios y revistas deportivas dedicaron notas y caracteres a aquel hecho. En Inglaterra comienzan a preguntarse si no habría que cambiar el reglamento del fútbol, ajustándolo a nuevas realidades globales como género, minorías, violencia y ética…. Si leíste bien, Ética. El principal diario político de Tel Aviv (Israel) reflexiona sobre “Argentinos que patean el tablero”, como el archiconocido músico y director de orquesta Daniel Barenboim, el papa Francisco y el loco Bielsa. Podría escribir tres hojas más de titulares y debates televisivos que se dieron en el mundo, pero me someteré al principio de realidad de esta redacción, agregando solamente que una acción ética realizada en el momento y en el lugar justo poliniza millones de corazones.

DISCÉPOLO Y ROUSSEAU SONRIEN SATISFECHOS

A Marcelo Bielsa le pasa algo raro. Tiene una mente y un espíritu permeable a las grandes Verdades de la Humanidad. El tipo las registra, las reconoce en su interior y las lleva a la acción. Al igual que J.J. Rousseau está convencido que el Ser Humano es bueno por naturaleza y es la sociedad moderna la que lo envilece. Supongo que es desde allí que les habla a sus jugadores “como un maestro de escuelita rural”, les habla bajito, los toca y los mira a los ojos. Los termina convenciendo, tal vez con una de sus frases célebres: “No tomar atajos y no pisar las flores…”.

Pasó en Argentina, en México, en Chile, en España, en Francia y ahora en Inglaterra, cada vez que deja un grupo, que se aleja (la mayoría de las veces incomprendido por el establishment), siembra ideas, amistades y admiración por décadas. Es un Discépolo moderno, un anti-héroe pequeño, gordito y algo encorvado que lucha con “la acción, la pluma y la palabra” contra una corriente de pensamiento único “Hedo-tecno-capitalista” al decir de Byung-Chul Han. Una corriente que está siendo muy exitosa en casi todas las cabezas del planeta… Pantallas, redes sociales, consumo y entretenimiento para todos y todas.

El deporte es una palanca transformadora de historias y vivencias. Aquellos que como el loco, se saben en el centro de esa escena mundial, tienen la posibilidad única de ser líderes para el cambio de Paradigma, al mostrar que el triunfo y el éxito a cualquier costo esta llevando a la humanidad a su propia extinción. Por suerte algunos imprescindibles, están dando vuelta la cancha…

Lic. Esteban Gomez Psicoanalista UBA
MN 25.591 MP 25.668

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre