abril 13, 2024
15.5 C
Luján

El desfinanciamiento del CONICET afecta a científicos lujanenses

El organismo nacional de ciencia y tecnología sufre las consecuencias del ajuste impuesto por el gobierno nacional. Científicos lujanenses opinan sobre el conflicto y las consecuencias de no invertir en el sector.

Científicos de CONICET se encuentran en alerta y movilización por el ajuste que está sufriendo el organismo. La institución aún no oficializó el otorgamiento de 1.600 becas del Conicet y ya anunció que sufrirán un recorte.

Desde diferentes espacios que rechazan las políticas de ajuste en la Ciencia y Tecnología advirtieron que el organismo de prestigio internacional se encuentra “absolutamente paralizado y en estado crítico” y que el país está ante “una próxima fuga de cerebros”.

Los reclamos de los científicos van desde la reincorporación de despedidos, el sostenimiento del cupo de las becas doctorales y posdoctorales, el aumento del presupuesto para ciencia, la recomposición salarial, hasta la regularización del cobro de las becas extraordinarias.

La situación no es ajena a científicos lujanenses que se desempeñan en diferentes áreas del CONICET, y algunos de ellos, trabajan en la Universidad Nacional de Luján. Uno de esos casos, es el de Bibiana Vilá, docente de la UNLu.

- Advertisement -

Hace pocos meses, Bibiana tuvo un doble reconocimiento. Por parte del CONICET con la asignación de la categoría superior de la Carrera del Investigador Científico y Tecnológico (CIC), que es la máxima posible dentro del escalafón del organismo nacional de Ciencia; y fue galardonada con el Premio “Científicas Que Cuentan” por la excelencia y solidez de sus acciones en comunicación pública de la ciencia.

“Hace muchos años que estudio las vicuñas como un componente del sistema biocultural. Las vicuñas interactúan con los seres humanos desde que se pobló América Latina.  Nosotros trabajamos con las vicuñas y su conservación a través del uso sustentable. Esto es la posibilidad de capturar estos animales que son silvestres, esquilarlos y volverlos a su ambiente”, comenta la científica sobre su trabajo.

Vilá cataloga lo que sucede en el CONICET como un plan sistemático de destrucción de la ciencia en Argentina. “Es la consecuencia de personas que piensan a nuestro país como un productor de materias primas y niegan la capacidad de desarrollo que tiene nuestro país a partir de científicos”, afirma.

Asimismo, la científica sostiene que “un país serio, autónomo y digno, necesita de la ciencia, necesita conocer su flora y su fauna. Los científicos producimos muchos datos que permiten llevar adelante políticas públicas, ya sea en materia ambiental o económica. Cuando la política de un gobierno es el saqueo de nuestros recursos, lo que menos se necesita son personas que piensen“.

Gerardo Castro, también es docente de la Universidad Nacional de Luján en el Profesorado de Geografía. Desde 2020 posee una beca doctoral del CONICET, la cual concursó en la convocatoria de “Temas estratégicos” que aborda temáticas de interés nacional.

Castro trabaja sobre ruralidades productivas en nuestra ciudad. “Investigo cómo nuevos sujetos, nuevas prácticas, y en particular, la agroecología, están marcando una nueva tendencia en la producción de alimentos. La finalidad de estudiar esto es generar políticas públicas para la alimentación saludable”, comenta Castro. Entre sus investigaciones, analizó la Colonia 20 de abril de la Unión de Trabajadores de la Tierra que se ubica en Jáuregui y abastece a nuestra ciudad con alimentos a precios justos.

- Advertisement -

En cuanto a la situación que atraviesa el CONICET, explica: “Es un proceso de mucha incertidumbre, no hay una política clara de hacia dónde va a ir el organismo y vemos un ajuste. La motosierra que se mostraba en campaña la estamos sufriendo con el recorte de becas y despidos de trabajadores”.

Las consecuencias del recorte no solo se expresan en despidos y quita de poder adquisitivo para las y los científicos: “Cuando se ajusta la ciencia, se pierde la cantidad, la calidad de la producción de conocimientos en cuestiones muy sensibles e importantes para el desarrollo productivo y el desarrollo local. En mi caso particular, cortar la investigación es limitar la posibilidad de fijar nuevos modelos de producción de alimentos saludables”.

Julián Inzaugarat
Julián Inzaugarat
Politólogo de la UBA. Profesor de cosas. Peronista y Maradoniano. Hincha y socio del Club Luján. Envasado en 1994.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!