Ante el valor impagable de la tierra, las familias lujanenses se tienen que volcar a los alquileres. Los números muestran que una persona debe invertir cerca del 40 por ciento de su sueldo para acceder a un inmueble.

La aprobación del Código de Ordenamiento Urbano cristalizó una matriz de acceso a la tierra beneficioso para los especuladores inmobiliarios y desfavorable para las familias lujanenses que necesitan de la tierra para construir un hogar. El COU destina el 70 por ciento de la tierra para el campo, el 12 por ciento a clubes de campos y countrys y sólo un 7 por ciento a urbanizaciones abiertas.

Esta configuración vuelve a la tierra un bien escaso y oneroso expulsando a miles de lujanenses del acceso a la tierra. Así los especuladores inmobiliarios que compran grandes macizos, retienen en su propiedad extensiones de tierra y pasado algún tiempo revenden. Son los ganadores de un modelo que entiende a la tierra como un privilegio y no como un derecho humano.

Con el acceso a la tierra obstaculizado por su valor de mercado, los y las lujanenses deben volcarse a los alquileres que elevan su precio debido a la gran demanda. Una recorrida de Ladran Sancho por los clasificados inmobiliarios para averiguar cuánto cuesta alquilar en nuestra ciudad y cuál es el porcentaje de su sueldo que debe destinar un inquilino para pagar el alquiler.

En promedio el valor de un alquiler de una casa para dos o tres personas ronda en los 14200 pesos. Asimismo, un alquiler de un departamento para dos alcanza en promedio los 10 mil pesos. Un inquilino que vive sólo debe desembolsar aproximadamente 6800 pesos.

En promedio, la renta de un inmueble equivale al 40 por ciento de un sueldo promedio de un trabajador argentino. Con 580 dólares como sueldo promedio, el alquiler de una casa para dos o tres personas impacta en un 56,8 por ciento. Mientras que para mantener un departamento para dos personas se necesita invertir un 40 por ciento de ese sueldo. En cuanto que para el departamento de una persona el alquiler se lleva un 27,2 por ciento.

Estos números arrojan un problema para juntar la plata para el pago del alquiler. Según el informe del área de Inquilinos de la Defensoría del Pueblo, casi el 40 por ciento son inquilinos que no juntan el dinero para pagar el alquiler, las expensas y los servicios.

Sin embargo, el alquiler no sólo es un problema para los inquilinos de inmuebles para uso familiar, también impacta en los comerciantes. En promedio, un local o galpón comercial demanda una inversión de 25000 pesos. El precio del alquiler, sumado a los tarifazos y la caída del consumo lleva a que cientos de comerciantes decidan cerrar sus persianas.

Un informe del bisemanario El Civismo arrojó algunos datos sobre la crisis comercial. En promedio en el casco céntrico de Luján hay un 30 por ciento de negocios ociosos. De un total para el área céntrica de 828 unidades comerciales, 226 permanecen sin actividad.

Ese escenario se repite a lo largo de toda la Provincia de Buenos Aires. Un estudio de la ONG Defendamos Buenos Aires y el Estudio Especializado Miglino y Abogado muestra que en enero 2019 cerraron 2.536 comercios, equivalente a 82 comercios menos cada día, sólo en el distrito AMBA.

Los números expresan la creciente dificultad para acceder a la tierra y a la vivienda. En Luján todo en manos del mercado. Las iniciativas legislativas que buscaron crear instancias para intervenir en pos de regular los precios fracasaron, el banco de tierras fue aprobado y nunca implementado por este gobierno  y recientemente fue vetado el Consejo Urbanístico Ambiental. Así, acceder a un techo digno se vuelve una odisea.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí