Foto: Julieta Brancatto

En la última sesión del Concejo Deliberante quedó aprobada la ordenanza que crea el Programa Municipal con el que se buscará “asistir en la investigación y búsqueda a toda persona que presuma que su identidad ha sido alterada o suprimida”.

Luego de meses con quejas y reclamos, vecinas y vecinos de Luján pudieron comprometer al Concejo Deliberante a que apruebe una ordenanza para garantizar el derecho que vienen exigiendo en torno a conocer su pasado tras adopciones y apropiaciones de las que fueron víctimas sin saber sus orígenes biológicos.

El programa aprobado funcionará dentro de la Secretaría de Políticas Sociales y faculta a los funcionarios que lo apliquen para intervenir en todos los casos en los que se presuma alteración o supresión de la identidad a solicitud de las personas habilitadas; diseñar y ejecutar políticas públicas tendientes a concientizar a la ciudadanía acerca del derecho a la identidad y sus alcances; elaborar protocolos de trabajo e investigación; realizar un relevamiento de los datos, archivos, bases de datos y registros vinculados a la identidad de las personas existentes hasta la sanción de la presente ordenanza; organizar un archivo de legajos de aquellas personas que buscan su identidad, el que se conservará de modo inviolable y confidencial; procurar la documentación, archivos y todo otro instrumento público tendiente a determinar la identidad de las personas.

En la larga listas de funciones se agrega, en foco institucional, la tarea de gestionar frente a organismos públicos nacionales, provinciales y municipales todos los trámites administrativos necesarios para procurar la información relacionada con la identidad biológica y de origen del interesado; brindar asistencia psicológica integral y gratuita a todas las víctimas de alteración o supresión de identidad; proporcionar asistencia legal gratuita a todas las víctimas de alteración o supresión de identidad; gestionar convenios de colaboración con la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, las provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los municipios y organizaciones no gubernamentales a fin de coordinar acciones de atención a quienes denuncien alteración o supresión de su identidad.

El relevamiento público de los casos comenzó con un grupo de Facebook donde “apropiados de Luján-Mercedes” volcaron algunos datos y pedidos mientras también asistían a los ámbitos institucionales. Asimismo desde el Bisemanario El Civismo se realizaron diversos informes en los cuales se recuperaron más de una decena de casos. La visibilización de las historias llevó además a que los ediles de Cambiemos lleven a cabo reuniones con Norma Morandini, la directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado de la Nación, quien junto con María Aurora García -directora de Protección de Grupos en Situación de Vulnerabilidad- vendrán a Luján por la problemática.

En el texto aprobado, desde los artículos 4° al 9° se estipula el mecanismo para iniciar el proceso por lo que “toda persona que presuma que su identidad o la de su hijo/hija ha sido alterada o suprimida se encuentra habilitada para realizar una presentación de solicitud de búsqueda”. Una vez presentada la solicitud de búsqueda, las autoridades responsables del Programa procurarán la obtención de toda la información que resulte útil y pertinente al esclarecimiento de la presunta alteración o supresión de la identidad. “Obtenida y valorada la información, las autoridades del Programa comunicarán en forma fehaciente al interesado la conclusión fundada de su presentación por alteración o supresión de identidad”, indica el artículo 6. Preservación, informes sobre datos no encontrados o extraviados y la creación de una base de datos única toda la información relacionada con las víctimas son el resto de los objetivos en los articulados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre