El barrio Luna primerió en la nueva tanda de reclamos vecinales. El año arrancó con movimiento para la comunidad olvidada y en el municipio exigieron el cumplimiento de las promesas para mejorar la infraestructura y obra pública.

Hubo un primer reclamo barrial del 2019, pero serán varios los sectores territoriales que movilizarán al municipio, sostendrán asambleas y actividades para sostener el reclamo vecinal y la exigencia a los gobernantes locales que olvidaron sus promesas. En casi todos los casos el déficit de la gestión pública en barrios y localidades se materializa en el estado de las calles, el servicio de recolección de residuos y la atención sanitaria.

Vecinos y vecinas del barrio Luna lo sintetizaron bajo la palabra “abandono” y por si fuera poco lo convirtieron en carteles para dejar claro su padecimiento. Luego de expresar su enojo en el barrio, este jueves se acercaron al municipio e insistieron pacíficamente para que el intendente los reciba y de cause a sus legitimas demandas.

Pero, como es costumbre durante las últimas jornadas de reclamos, pocas respuestas obtuvieron de los funcionarios y una decena de efectivos policiales custodiaron los accesos del municipio y el despacho de Oscar Luciani.

De todos modos, vecinos y vecinas se llevaron la solidaridad de sus pares que en ese momento deambulaban por la Casa Municipal pagando impuestos o haciendo tramites. “¿De qué barrio son?”, preguntaron varias señoras a los y las jóvenes que portaban carteles enfatizando la situación barrial.

Del intercambio entre vecinos surgieron las coincidencias: la cantidad de cuadras que hay que caminar para llegar a la parada del colectivo, los pozos, las luminarias, los focos infecciosos que generan los basurales espontáneos y una larga lista de problemáticas, por ahora sin solución. Cerca de 30 vecinos entregaron el detalle en una carta que sintetizó el padecimiento de los últimos meses, acompañada de firmas de la comunidad.

Las responsabilidades en Cambiemos se encuentran tanto el piso de arriba como el de abajo del municipio. En el Concejo Deliberante, el presidente Fernando Casset prometió en octubre, tras un reclamo, enviar una comunicación a las autoridades de Vialidad Nacional para conocer la situación actual del plan de obras inconcluso pero “aún no hemos recibido respuesta formal alguna”, sostuvieron en la nota.

En tanto desde el ejecutivo indicaron: “En el mes de diciembre nos reunimos con el Sr. Gowland (Infraestructura) y con Fernández (Obras Públicas) y se comprometieron a hacer todo lo que estuviera a su alcance para dar curso a nuestro reclamo, pero no hemos recibido una respuesta satisfactoria y el plan de obras nunca llegó”.

Con paciencia y poder de síntesis, desde el Luna volvieron a entregar en la secretaría privada de Luciani tres puntos urgentes a resolver:

  • Plan integral de obras que garantice el mejoramiento de todas las calles y el tránsito de vehículos y peatones en días de lluvia. Entoscado y bacheo general. Alcantarrillado. Iluminación y colocación de alarmas comunitarias.
  • Acceso/ egreso asfaltado al barrio.
  • Completar las obras de la “Nueva Autopista N°5 tramo Luján-Mercedes.

Finalmente, desde el barrio Luna, al igual que los de sus pares en otras zonas lujanenses, confluirán vecinos y vecinas en una gran asamblea el próximo lunes desde las 19:00 en la Sociedad de Fomento del San Pedro para organizar un reclamo de mayor peso que resuma las principales problemáticas y que busque ablandar los odios de funcionarios y el intendente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre