Foto: Julieta Brancatto.

Eduardo Sacheri, escritor argentino oriundo de Castelar, se presentó en nuestra ciudad para conversar con vecinos y vecinas acerca de las industrias culturales, la literatura y el cine.

El recinto municipal donde habitualmente sesiona el Concejo fue el lugar elegido para dar curso al conversatorio sobre el recorrido de las obras artísticas en las industrias culturales. Así sucedió el jueves por la tarde en una la actividad organizada en el marco de la Ordenanza Concejo Deliberante de «Puertas abiertas», impulsada por el interbloque “Frente de Todos”.

En la antesala a la presentación, «El Jilguero y línea de tres en el fondo» mostró su repertorio tanguero. Luego, la propuesta de intercambio entre les asistentes dominó la escena, una vez que Eduardo Sacheri invitó al público a que le realizara preguntas.

En el estrado que habitualmente utiliza el presidente del Concejo lo acompañaba Jaime, su profesor en su etapa como estudiante de la Universidad Nacional de Luján donde se graduó de la Licenciatura en Historia durante la década del ´90.

Sacheri escribe ficción para hacerse preguntas. Cuando era niño no le dijeron que leer era importante sino que, tanto sus hermanes como su padre y su madre, se lo enseñaron con el ejemplo. Eso lo llevó a aprender a leer desde muy chico. Al ser consultado sobre la masividad que alcanzaron sus obras respondió que le atribuye ese suceso al haber tenido altas dosis de fortuna. «No escribo para publicar sino que escribo porque escribo», precisó.

A sala llena, el escritor brindó sus anécdotas y experiencias en la escritura. Foto: Julieta Brancatto

Sacheri es profesor de historia y dio clases en escuelas secundarias, profesorados y universidades. Además, es hincha de independiente. El fútbol atraviesa sus primeros cuentos, conocidos a partir de que se los llevó al conductor radial y periodista deportivo Alejandro Apo, quien los leyó al aire sin conocer al autor. Ese suceso le abrió las puertas al mundo editorial y le facilitó la publicación de sus primeras obras.

«El ser humano, a partir del caos que es la vida, inventó el arte. Mientras lee, cuando escucha música, mientras ve danzar a alguien o mientras mira una película sospecha erróneamente por un rato que la vida tiene un sentido, una función, un orden o una utilidad», reflexionó al referirse a las virtudes de la literatura. «Las personas nos vivimos preguntando cosas y quienes hacemos algo relacionado al arte, creamos a partir de eso que nos preguntamos».

De novela a guión cinematográfico

«La pregunta de sus ojos» (2005), «Papeles en el viento» (2011) y «La noche de la usina» (2016) son tres de sus novelas que fueron adaptadas al lenguaje audiovisual y se convirtieron en películas. Muchas de las preguntas del público presente giraron en torno a este tema lo que llevó a Sacheri a explayarse sobre su experiencia como escritor en relación con la literatura de ficción y el cine.

«Un guión no es literatura. Son acciones y diálogos que funcionan como guía. La ficción se escribe en soledad mientras que un guión cinematográfico te lleva a trabajar con otras personas y a tener que dialogar, proponer, discutir y negociar», explicó.

Ante la consulta de una joven del público sobre el mismo tema, Sacheri comentó que el libro se defiende solo mientras que la belleza de un guión es subsidiaria de cómo salga la película en la que intervienen muchas otras personas durante el proceso. Además, expresó que el pasaje de libro a película le produce cierto extrañamiento ya que, por ejemplo, los personajes que crea para una novela pasan a tener un rostro y un cuerpo diferentes a los que él imaginó.

Pensando en los términos de las industrias culturales, el escritor destacó que en el cine se mueven cantidades de dinero que son muy superiores a las de la industria editorial. «El monto asignado a la producción de una película es determinante de la calidad final de esa obra mientras que eso no ocurre a la hora de escribir un libro».

Sobre el cierre de la charla y antes de recibir el aplauso del público presente, Sacheri indicó que todo lo que leemos lo incorporamos y eso enriquece nuestra manera de ver el mundo y de relacionarnos con los demás.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí